Ciencia

El Mensaje de Arecibo: la conexión cifrada enviada a 25.000 años luz | Ciencia


La fascinación del hombre por el espacio lo llevó primero a intentar entenderlo, después a tratar de conocerlo, más tarde a plantearse conquistarlo y, por último, a elucubrar, y casi dar por supuesto, que en algo tan inabarcable como el Universo había más habitantes, vidas más inteligentes que nosotros, con los que poder comunicarnos. De esta forma, de la carrera espacial se pasó al intento de comunicación con esos hipotéticos seres a los que las películas de ciencia ficción han puesto forma y colores en innumerables ocasiones y a los que los avistamientos de OVNI continúan otorgando una infinita superioridad tecnológica.

El 16 de noviembre de 1974, tuvo lugar desde Puerto Rico la transmisión más potente jamás realizada al espacio, que se conoce como Mensaje de Arecibo. Esta acción de intento de comunicación con el exterior formó parte de la conmemoración de la actualización del Telescopio de Radio de Arecibo, denominado así por estar situado en la localidad puertorriqueña del mismo nombre.

Los investigadores del Instituto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence -búsqueda de inteligencia extraterrestre-) fueron los encargados de la transmisión, que consistió en un mensaje pictórico simple, dirigido a nuestros hipotéticos compañeros que habitan en el cosmos, concretamente lanzado hacia el cúmulo globular de estrellas M13. Este objeto celeste está situado en la dirección de la constelación de Hércules, cerca del borde de la galaxia Vía Láctea, a una distancia de alrededor de 25.000 años luz y formado por alrededor de 300.000 estrellas.

La transmisión es considerada la más potente realizada hasta el momento porque utilizó el transmisor de megavatios del radiotelescopio Arecibo conectado a su antena de 305 metros. La emisión equivalió a realizar una omnidireccional de 20 billones de vatios, lo que significó que sería detectable por un experimento SETI en cualquier lugar de la galaxia.

Mensaje Arecibo

El mensaje consta de 1.679 bits organizados en 73 líneas de 23 caracteres por línea. Los números no están elegidos al azar, sino que ambos, el de las líneas y el de los caracteres, son primos y pueden ayudar a descifrar el mensaje a quien lo reciba o encuentre. Un bit es el acrónimo de Binary Digit, es decir, ‘dígito binario’, que significa que solo se puede representar por dos dígitos o valores, el cero y el uno.

Los ‘unos’ y los ‘ceros’ del Mensaje Arecibo se transmitieron gracias a un cambio de frecuencia y a una velocidad de 10 bits por segundo. La emisión total fue de menos de tres minutos. Concretamente, la señal fue transmitida a 2.380 megahercios y tuvo una duración de 169 segundos. Constaba, entre otros contenidos, del propio telescopio de Arecibo, nociones sobre nuestro Sistema Solar, el ADN, la figura de un humano y algunos de los productos bioquímicos de la vida en la Tierra.

El mensaje fue diseñado por Frank Drake y Carl Sagan, como científicos más destacados del amplio equipo que participó. Organizar los bits en 73 filas de 23 caracteres cada una y representar un cero por un espacio en blanco y un uno por un espacio ocupado permite la representación de una imagen concreta y significativa. De esta forma, la parte superior del Mensaje de Arecibo establece que el sistema numérico que se utilizará es binario. Debajo aparecen los números atómicos de los principales elementos biológicos, como el carbono, el hidrógeno, el oxígeno, el nitrógeno y el fósforo, y la composición del ADN. El resto del mensaje aborda la apariencia, el tamaño y la cantidad de seres humanos en la Tierra, nuestra ubicación dentro del Sistema Solar y una descripción del telescopio transmisor del mensaje cifrado.

El debate sobre la eficacia de la transmisión surgió en el mismo momento de realizarla, ya que en su viaje de 25.000 años es probable que el Mensaje de Arecibo se vea seriamente dañado y degradado por el contacto con el polvo cósmico en el medio interestelar. De hecho, la pérdida de unos pocos bits de información haría que la señal fuera indescifrable. Todo ello, unido a que se necesitarían otros 25.000 años para la respuesta, convierte al mensaje cifrado de Arecibo en una demostración de fuerza tecnológica más que un reto científico de hallar vida en el espacio.

Y es que seguramente no fue la intención original del mensaje cifrado recibir una respuesta. Según Donald Campbell, de la Universidad de Cornell, que trabajó en el Observatorio de Arecibo como investigador asociado en 1974, el lanzamiento del mensaje más potente que el hombre había sido capaz de realizar, en realidad “fue un evento estrictamente simbólico, para demostrar que podíamos hacerlo”.

A principios del presente siglo, en 2001 se emitió un mensaje mucho más grande, el Mensaje Encounter, que contiene datos duplicados de tal manera que el deterioro de algunas partes de la transmisión no tiene por qué suponer una pérdida total de significado.

Sin embargo, la polémica sobre el gasto en investigación y medios espaciales se mantiene en nuestros días ante las desigualdades y necesidades que sufre la mayor parte del planeta. Tal vez por ese motivo, no sorprenda el cuestionamiento de pensar que qué pasaría si el Mensaje de Arecibo ya hubiera recibido respuesta y sirviera para confirmar la existencia de vida en el exterior y contradecir su supuesta inutilidad.

Dos círculos de cultivos misteriosos aparecidos el 21 de agosto de 2001 cerca del Observatorio Chilbolton, en Reino Unido es la respuesta que muchos quieren ver. Uno se parecía a un rostro humano, pero el otro desde entonces se ha denominado “respuesta de Arecibo”, ya que contiene un formato casi idéntico al de la transmisión original de 1974, aunque con algunos cambios. La respuesta, cuando se decodificó, reveló varias diferencias: silicio en los elementos del ADN, una forma diferente de doble hélice del ADN, la figura de lo que consideraríamos un extraterrestre, diferentes valores de altura y población, y una representación garabateada de medios de transmisión desconocidos.

Lo más interesante, sin embargo, es otro mensaje codificado dentro de un círculo de cultivo, conocido como la Formación Crabwood, que apareció en 2002, también en Reino Unido. Este círculo de cultivo contiene la imagen de un extraterrestre junto con un círculo que incluye otro mensaje binario. Cuando se decodifica utilizando un código ASCII binario de 8 bits se puede leer un intrigante mensaje con frases como “hay buenos ahí fuera” o “nos oponemos a la decepción”.

El caso es que el Mensaje de Arecibo ‘solo’ ha recorrido en estos 44 años 416 billones de kilómetros, quedándole una cifra tan inimaginable como difícil de pronunciar hasta llegar al complejo de estrellas para el que fue diseñado. Además, en estos años la ciencia ha avanzado a pasos agigantados en comparación con los últimos siglos, por lo que no es descabellado pensar que el Mensaje de Arecibo, en poco tiempo, quedará en un buen intento como pionero de la comunicación fuera de la Tierra.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto