El maratón anual de Pyongyang sigue siendo un evento muy popular, pero este domingo, la participación de turistas extranjeros ha sido dos veces más numerosa que el año anterior en un contexto de apaciguamiento en la península, según los operadores turísticos.

Más de 45.000 espectadores se han reunido en el estadio Kim II Sung para asistir al evento. La carrera forma parte de las celebraciones del aniversario del nacimiento de Kim Il Sung, el padre fundador del régimen, en 1912, y ofrece a los visitantes la oportunidad de correr por las calles de la capital, una ciudad muy controlada.

Alrededor de 950 occidentales se han registrado para la edición 2019, según el líder del mercado Koryo Tours ante los 450 de 2018 y casi 1.000 en 2017. A partir de entonces, la asistencia turística se redujo drásticamente debido a las sanciones impuestas por la ONU a Pyongyang para castigarla de sus prohibidos programas nucleares.






Hacia la normalidad

La maratón recupera sus niveles de participación en 2017, antes del pico de tensión

La maratón recupera entonces sus niveles de participación en 2017, antes del pico de tensión, con múltiples disparos de misiles de Corea del Norte y el intercambio de amenazas e insultos entre el presidente de los EE. UU. Donald Trump y el líder del norte Kim Jong Un. Ese año, Washington también prohibió a sus ciudadanos viajar a Corea del Norte tras la muerte de Otto Warmbier, un estudiante estadounidense arrestado por intentar robar un cartel de propaganda y morir en circunstancias problemáticas.

“A medida que disminuían las tensiones políticas, aumentaba la demanda turística, podríamos dibujar un gráfico que haría esta relación directa “, dice Elliott Davies, director de Uri Tours.

La maratón recupera sus niveles de participación en 2017, antes del pico de tensión
(Kim Won Jin / AFP)

La gran mayoría de los turistas que van al norte son chinos. Hubo un momento en que unos 5,000 turistas occidentales, incluido el 20% de estadounidenses, visitaban Corea del Norte cada año. La carrera también atrae a los “cazadores de maratones”, aquellos que registran sus carreras en las diferentes carreras del mundo, explica Matt Kulesza, guía turístico de Young Pioneer Tours.





Angel Arnaudov, un ingeniero macedonio de 34 años, dice que Pyongyang apareció en su “radar” después de treinta maratones en ciudades como Tokio, Nueva York y Copenhague. “Quiero experimentar la vida en Corea del Norte por mí mismo y ver si es lo que muestran en la televisión”, dice por correo electrónico a AFP.


Testigos

Jasmine Barrett participa por tercera vez en el maratón de Pyongyang

Jasmine Barrett participa por tercera vez en el maratón de Pyongyang. Cree que es una oportunidad de conocer a los norcoreanos en las aceras para alentar a los corredores, quienes levantan sus manos para golpear a los atletas y posar para los selfies. “Sigo regresando porque me encanta ver las sonrisas de los niños. Lo recomiendo con los ojos cerrados a los demás porque es una excelente manera de ver la ciudad y su gente”.

Sin embargo, los operadores turísticos piden a los visitantes que disciernen y sepan “qué se puede hacer y qué no se puede hacer” en el Norte. “Es vital en Corea del Norte, aquellos que quieran visitarlo no deberían irse sin pautas”, dice Simon Cockerell, gerente general de Koryo Tours.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: