El Manchester City ha sido excluido este viernes de las competiciones europeas para las dos próximas temporadas (2020-2021 y 2021-2022) y multado con 30 millones de euros. La UEFA castiga así al equipo inglés por incumplimiento del fair play financiero entre los años 2012 y 2016. El máximo organismo del fútbol europeo considera que el club, propiedad del jeque emiratí Mansour bin Zayed Al Nahyan, falseó e infló los ingresos que percibió de sus patrocinadores. El City ya ha anunciado que apelará la decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS en sus siglas en inglés), informa Rafa de Miguel. La sanción no afecta a la temporada actual.

En 2014, el City ya fue castigado con una multa de 20 millones de euros después de que la UEFA investigase las presuntas irregularidades cometidas por el club, pero no tomó medidas deportivas. En noviembre de 2018, la revista alemana Der Spiegel, con la ayuda de los documentos de Football Leaks, publicó que la UEFA, en la época de Gianni Infantino, pactó esta sanción con directivos del equipo inglés, minimizando el hecho de que se había sobrepasado con creces el límite financiero. En aquel acuerdo también entró el PSG, según el semanario alemán.

El City contaba ya con el veredicto adverso de la UEFA y no ha tardado en hacer pública su respuesta. “Decepcionados, pero no sorprendidos”, ha dicho el club en un comunicado oficial. La entidad ha anunciado su intención de recurrir la decisión en cuanto sea posible y ha vuelto a exigir que sea un organismo independiente el que dirima la controversia. “El club ha anticipado en todo momento la necesidad última de acudir a un organismo y a un procedimiento independientes, para que tomen en consideración el completo conjunto de pruebas irrefutables que defiende nuestra posición”, han dicho.

El club acusa al responsable del proceso investigador de la UEFA, Yves Leterme, de haber anticipado ya en diciembre de 2018 cuál iba a ser el resultado de sus pesquisas y la sanción que se impondría al City, “antes siquiera de que comenzara la investigación”. La entidad cuestiona todo el proceso por “defectuoso” y por haber sido filtrado a los medios constantemente. “En pocas palabras, fue un caso iniciado por la UEFA, impulsado e instruido por la UEFA y juzgado por la UEFA. Finalizado este procedimiento prejudicial, el club perseguirá un juicio imparcial tan pronto como sea posible y dará comienzo, en primera instancia, a un procedimiento ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo”, ha anunciado el Manchester City.

El equipo, entrenado por Pep Guardiola desde 2016, es el rival del Real Madrid en los octavos de final de la Champions League, que comienza el 26 de febrero en el Santiago Bernabéu y termina el 17 de marzo en el Etihad Stadium. La exclusión, que entrará en vigor a partir del curso que viene, es un tremendo varapalo para un club diseñado para competir en Champions y que ha gastado casi 2.000 millones de euros en fichajes desde que llegó el actual propietario en 2008. Campeón de la Premier las dos últimas temporadas, el Manchester City marcha segundo en la tabla, aunque a 21 puntos del Liverpool. Su clasificación deportiva para la próxima Champions es más que factible, pero se quedará fuera si no prospera el recurso ante el TAS.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: