El juez ordenó este jueves la detención de Kevin Cui Bai, el kamikaze de 24 años que el domingo se estrelló de frente contra un chaval de 20 que se dirigía a su trabajo. Cui Bai declarará esta tarde en los juzgados acusado de un delito por homicidio imprudente pero los investigadores creen tener suficientes pruebas para considerar que cuando enfiló la carretera en sentido contrario tuvo intención de causar una muerte. Se le imputará por homicidio doloso y lo más probable es que se decrete su ingreso en prisión, salvo que en las próximas horas su abogado defensor pueda defender la tesis de que la colisión fue fruto de un accidente.  [Reportaje Una vida destrozada por un kamikaze]

El testimonio de una testigo que asegura haber visto cómo Cui Bai conducía haciendo eses hasta que se paró en el arcén y dio media vuelta a toda velocidad en sentido contrario, poniendo en riesgo a los que pasaban en esos momentos por la M-50, resulta fundamental. A ese testimonio, según fuentes de la investigación, se unen pruebas periciales como el test de alcoholemia que se le hizo en el lugar del siniestro, donde dio positivo. 

El juzgado ordenó la detención de Cui Bai inmediatamente después de que recibiera el alta, como pasó sobre las 14.15. En una decisión que el juzgado ha puesto en cuestión, la Guardia Civil liberó el lunes por la noche al kamikaze, después de que se negase a declarar. Se le acusó entonces de haber cometido una imprudencia. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: