El independentismo –el Govern y las fuerzas políticas que le respaldan (ERC, JxCat y PDECat)– es perfectamente consciente de que la amenaza de Pedro Sánchez de adelantar las elecciones generales al 14 de abril es un globo sonda para presionar ante la tramitación de los presupuestos generales del Estado.

Una presión, sin embargo, que todos los actores de este bloque no sólo desdeñan, y a la que algunos incluso no dan crédito, sino que ante ella se reafirman en su apuesta por el diálogo y en la defensa del derecho de autodeterminación como única salida para afrontar la crisis política de Catalunya.






ERC y PDECat no retirarán las enmiendas a pesar de que algunos sectores querrían facilitar la tramitación

“Nuestra posición es clara y conocida, nosotros no hemos cambiado”, subrayó ayer en este sentido Elsa Artadi, que recordó, “por si en Madrid se lo pensaban”, que “los independentistas no renunciamos al derecho de autodeterminación”. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern, que excepcionalmente se celebró el lunes por la coincidencia con el inicio, hoy, del juicio del 1-O, la consellera de Presidència lamentó que el presidente del Gobierno español se dedique a lanzar globos sonda sobre el adelanto electoral en lugar de apostar por el diálogo, presionado no sólo por la derecha y la ultraderecha, sino también desde dentro del PSOE, y le instó a retomar la situación en el punto en que se había quedado antes de la ruptura de la baraja el viernes. “Si Sánchez tiene interés en que los partidos independentistas ayuden a tramitar los presupuestos, en lugar de enviar globos sonda tendría que ponerse en contacto con los grupos que le han votado, y esto no está sucediendo”, le reprochó.

De hecho, desde el pasado viernes no ha habido ninguna comunicación nueva entre los gobiernos catalán y español. Y el de la Generalitat no piensa dar el primer paso, porque considera que quien ha roto las conversaciones es la otra parte y que, por tanto, le corresponde a ella rehacer el escenario. “Bastaría con un mensaje de la vicepresidenta Carmen Calvo para recomponer la situación”, precisan fuentes del Govern, conocedoras de que sus interlocutores en Catalunya –Artadi y el vicepresidente Pere Aragonès– “serían muy receptivos”. “Nosotros no nos hemos movido nunca de la mesa de diálogo”.


Argumentos similares entre los partidos soberanistas






La esperanza de que las aguas vuelvan a su cauce, sobre todo porque sólo hay tiempo hasta mañana, que es cuando se votan las enmiendas a la totalidad de los presupuestos en el Congreso, es, sin embargo escasa, aunque la portavoz del Govern sostiene que “el diálogo tiene que continuar haya presupuestos o no” y que esta seguirá siendo la apuesta del independentismo. En todo caso, “las elecciones dependen de las expectativas electorales de Sánchez, no de si se aprueban los presupuestos o no”, remachó Artadi para desvincular un concepto de otro y rechazar, con ello, la presión sobre el adelanto electoral.

Argumentos muy similares fueron empleados desde ERC para mantener el mismo discurso contrario a la presión del líder del PSOE. “Un no a los presupuestos no implica una convocatoria de elecciones de manera directa”, defendió la portavoz de ERC, Marta Vilalta, que rechazó retirar la enmienda a la totalidad mientras no se den las condiciones fijadas por el bloque independentista para hacerlo, a pesar de que en las filas del grupo en el Congreso hay quien sería partidario de facilitar su tramitación.

Y es exactamente lo mismo que ocurre en el PDECat, en cuya reunión del comité nacional de ayer se evidenció la disparidad de criterios entre los que querrían permitir la tramitación y los absolutamente contrarios. Una realidad ante la que el presidente del partido, David Bonvehí, optó por reafirmarse en que “el Gobierno español ya conoce las condiciones para la retirada de la enmienda” y por instar, de todos modos, a Sánchez a llegar al final del mandato con el respaldo de los independentistas. “Si opta por abordar el conflicto catalán, nosotros le garantizaremos agotar la legislatura”, aseguró.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: