“El independentismo gobierna contra Catalunya y contra cada uno de los catalanes”, ha denunciado Pedro Sánchez en su primera intervención ante el plenario del comité federal del PSOE, reunido esta mañana en un hotel de Madrid. “El independentismo vivía mucho mejor con un Gobierno del PP, y bien lo saben sus elementos más ultras”, ha subrayado el presidente del Gobierno.

Sánchez ha insistido ante el PSOE –donde algunos sectores y federaciones vivieron con gran inquietud las negociaciones que mantuvo con la Generalitat-, que siempre ha mantenido la misma posición, ahora en el Gobierno y antes en la oposición: “Dentro de la Constitución todo, fuera de la Constitución nada”. El líder socialista también ha afirmado que “la derecha mintió sobre los supuestos pactos con el independentismo, que se ha demostrado que fueron mentira”. La demostración habría sido que ERC y el PDECat ni siquiera le permitieron al Gobierno tramitar sus presupuestos generales del Estado, lo que forzó a Sánchez a precipitar las elecciones generales al próximo 28-A.





Sánchez ha criticado que la derecha siempre ha querido imponer el “agravio territorial”, en busca de réditos electorales. Aunque sea a costa de “debilitar la respuesta del Estado” ante la ofensiva independentista.

El presidente del Gobierno también ha asegurado que mantendrá su misma propuesta para intentar resolver el contencioso catalán si logra revalidar el cargo tras el 28-A: “La única vía es la constitucional”. “Vamos a cumplir la Constitución y la vamos a hacer cumplir siempre”, ha advertido.

Ha resaltado además la fortaleza de la democracia española, que según ha dicho es la que “garantiza la libertad de manifestación” –como la protesta independentista que ayer se celebró en Madrid-, pero es la misma que, al tiempo, permite juzgar a los líderes independentistas que, en su opinión, quisieron quebrar la Constitución

Frente a la ofensiva del PP, Ciudadanos y Vox, Sánchez ha advertido que “al PSOE, lecciones de constitucionalismo, ninguna”. Este partido, ha asegurado, siempre ha sido “leal con el Estado”, en defensa de la soberanía nacional y la integridad territorial. “España no es extremista, los españoles saben que los problemas no se van a resolver desde posiciones ultras”, ha afirmado. “Nuestro proyecto no va contra nadie”, ha advertido. Y ha insistido en que el proyecto socialista pretende “unir a los españoles y sus territorios”. En cambio, ha lamentado, “el único proyecto de la derecha es frenar al PSOE”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: