El Gobierno de España ha perseguido, en un intento frustrado por la falta de presupuestos, tasar a las tecnológicas, sobre todo a las grandes. El profesor Gay de Liébana rechaza cualquier intento en ese sentido. “No se pueden poner frenos a la economía disruptiva. El mundo hoy depende de las grandes tecnológicas”, sostiene el economista. Supone “castigar” a las empresas y eso acabará provocando una reacción desde Estados Unidos, incluso desde las más altas instancias, con el presidente Donald Trump a la cabeza.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: