Internacional

El huracán Willa provoca la evacuación de más de 4.000 personas en el Pacífico mexicano | Internacional


Frente a la peligrosa llegada del huracán Willa al Pacífico Mexicano en las próximas horas unas 4.250 personas de los Estados mexicanos de Jalisco, Nayarit y Sinaloa han abandonado sus casas para refugiarse en 58 albergues temporales fuera de las zonas de riesgo , ha informado la Coordinación Nacional de Protección Civil. El fenómeno de categoría 3 —de un máximo de 5— registra rachas de viento de hasta de 240 kilómetros por hora y olas de más de siete metros de altura. Los meteorólogos esperan que Willa, toque tierra en Sinaloa a las 19.00 (hora local) en los límites entre Sinaloa y Nayarit con un nivel de huracán 2 y 3. “La situación es muy grave, es un sistema que tiene vientos máximos de más de 200 kilómetros por hora, esto muy peligroso”, apunta Jaime Albarrán, subdirector técnico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN). 

En este momento el fenómeno viaja con una velocidad de nueve kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 195 kilómetros por hora. El arribo de este huracán a territorio mexicano provocará lluvias torrenciales en Sinaloa, Nayarit, Jalisco y Durango así como precipitaciones intensas en Zacatecas, de acuerdo con los pronósticos del SMN. Los efectos de este huracán también están afectando a las zonas turísticas de Nayarit y de Jalisco, en específico en la ciudad de Puerto Vallarta, donde se han detenido todas las actividades marítimas.

Ante la inminente llegada de Willa se ha decretado la suspensión de todas las actividades industriales, comerciales y turísticas desde las 14.00 (hora local)  en los municipios de la costa pacífica para reducir al mínimo el peligro para los habitantes. Luis Felipe Puente, coordinador de Protección Civil en México, ha calculado que unas 40.000 personas, entre habitantes y turistas ya salieron de las zonas de riesgo de los tres Estados voluntariamente para pernoctar en casas de familiares o amigos. 

Desde la noche de este lunes, trabajadores de los hoteles sellaban las puertas y ventanas de los alojamientos turísticos con planchas de madera frente al histórico paseo marítimo en Mazatlán, una popular ciudad costera en el Estado de Sinaloa. A escasos metros, se podía advertir la llegada de turistas que descargaban sus pertenencias y también palmeras se desplazaban debido a una ligera brisa. Para hacer frente esta amenaza, el Gobierno de México ha instalado más de 2.900 albergues temporales a lo largo de toda la costa pacífica.

En una gasolinera en las afueras de esta ciudad, una gran fila de coches esperaba para cargar combustible y asegurarse de comprar en una tienda cercana otros bienes indispensables para los próximos días. Una de las trabajadoras de la estación de gas, Zulema Pardo, ha señalado que los residentes se han llevado grandes provisiones de agua y han dejado vacías las estanterías donde los vendedores colocan habitualmente el pan. “La gente está realmente asustada”, ha señalado esta trabajadora.

Antonio Echevarría, el gobernador de Nayarit, ha señalado que más de 10.000 personas están siendo evacuadas y ha reiterado que las escuelas se encuentran cerradas. Echevarría ha pedido a la ciudadanía no desafiar al huracán: “No actuemos como superhéroes. Es un huracán muy potente, y no queremos ninguna tragedia”. El Estado de Sinaloa también ha cerrado sus escuelas. Se calcula que en los Estados de Jalisco, Nayarit y Sinaloa sumarán más de 160.000 evacuados.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto