El supuesto yihadista marroquí Zouhair al Bouhdidi, residente en Sevilla, ha ingresado este viernes en la cárcel de Salé, cercana a Rabat (Marruecos), tras ser acusado por la Fiscalía General de preparar un atentado terrorista en la capital andaluza.

Según han informado fuentes de seguridad marroquíes, el acusado, de 23 años y estudiante de la Universidad de Sevilla, ha comparecido ante la Fiscalía General del Tribunal de Apelación de Rabat, encargado de los casos de terrorismo y, posteriormente, ha ingresado en la cárcel en régimen de detención preventiva.

Por otro lado, la madre del presunto yihadista declaró ayer que su hijo “no ha hecho nada” y que “está limpio” y ha asegurado que viajó a su país para visitar a su abuela enferma. En declaraciones a los medios de comunicación, Aisha, que vive con sus hijos y su marido en un piso de la barriada de Su Eminencia de Sevilla, ha dicho que la última vez que habló con su hijo fue el 9 de abril. ”Mi niño es bueno. Solo estudia y juega al fútbol, saca buenas notas y busca trabajo”, ha añadido la madre de Zouhair al Bouhdidi, y ha insistido en que no son terroristas, sino “gente normal”.





Según aseguraron fuentes de seguridad marroquíes, Al Bouhdidi, cuyo padre es el imán de una mezquita del barrio de Sevilla donde viven, fue detenido el pasado 9 d abril en la ciudad de Casablanca. Estas fuentes han indicado que este joven tenía intención de cometer un atentado de forma individual, pero el grupo terrorista Estado Islámico (EI) le recomendó esperar hasta recibir nuevas instrucciones.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: