La marca española de coches de lujo
Hispano Suiza resurgirá en el Salón del automóvil de Ginebra (del 7 al 17 de marzo) con el hiperdeportivo eléctrico “Carmen” de 1.019 CV (750 kW) y una autonomía de unos 400 kilómetros.

Diseñado y desarrollado en Barcelona, es el primer modelo de un nuevo segmento de vehículos que la marca define como de “hyperlux” y que se caracteriza por deportividad, lujo exquisito, artesanía meticulosa y atención a los detalles técnicos y de ingeniería.


QEV Technologies, socio tecnológico

Creado desde cero, el Carmen está propulsado por dos motores síncronos de magnetización permanente (PMSM) de 375 kW, uno para cada rueda trasera.





El par de cada motor se controla a través de sofisticados sistemas vectoriales desarrollados internamente por QEV Technologies, el socio de Hispano Suiza en este proyecto.

La potencia de 1.019 CV, junto a un bajo peso en orden de marcha de 1.690 kg, le permite acelerar de 0 a100 km/h en menos de tres segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente).

El paquete de baterías de alta energía, compuesto por 700 celdas, tiene forma de T y funciona como una columna vertebral central del coche situado detrás de los asientos.

También sirve como amortiguador de masa sintonizado (TMD), aportando estabilidad y reduciendo la vibración estructural, según el fabricante.

La batería de polímero de iones de litio tiene una densidad de potencia de 230 Wh/kilogramos con un volumen fijo de 560 litros para una capacidad base de 80 kWh.

La carcasa de la batería, de fibra de carbono, permite una actualización fácil cuando aparezcan nuevas tecnologías.




Al respecto, Hispano Suiza destaca que para 2020 se prevé que 300 Wh/kg sea una realidad comercial y que la capacidad de la batería aumente hasta 105 kWh.





El paquete de baterías incluye un sistema de control de temperatura para asegurar que las celdas puedan funcionar de manera óptima en una arquitectura de 750V DC.

Los componentes de la batería y del tren motriz eléctrico se refrigeran por líquido a través de tres radiadores delanteros: uno bajo el capó para la batería, y uno a cada lado, en los pasos de rueda delanteros, para la refrigeración de los componentes del motor.

Además, las tres tomas de aire delanteras aportan un flujo de aire para ayudar a enfriar el sistema de transmisión eléctrica y la batería.

La expulsión del calor de la batería se controla mediante el radiador central delantero y el condensador.

El sistema de gestión térmica de la batería utiliza un intercambiador de calor pasivo (radiador) y un sistema de refrigeración activo, que comparte su ciclo de refrigeración con el aire acondicionado del habitáculo.

Además, un calentador PTC (Positive Temperature Coefficient) calienta la batería en condiciones de frío.

El sistema de recarga del Carmen es compatible con el protocolo de carga rápida CCS2 de 80 kW, así como con las opciones de carga CHAdeMO y GB/T.








Los datos -de hasta 1.000 muestras por segundo- que suministra el coche a la Unidad de Control Electrónico (ECU) se envían también, a través de la nube, a Hispano Suiza para asegurar que su estado en tiempo real para asegurar una máxima confiabilidad.

Esta funcionalidad también permite el contacto con los servicios de emergencia de eCall si es necesario.

Otras características fundamentales del Hispano Suiza Carmen son el monocasco de fibra de carbono súper rígido (de 256 Nm/deg por Kg), que pesa 195 kilogramos, las suspensiones delantera y trasera de doble horquilla, la vectorización de par y los frenos de cable (en vez de uno sistema hidráulico) con discos cerámicos delanteros y traseros con pinzas de seis pistones.

El programa de diseño del Carmen comenzó en julio de 2018 con el objetivo de tener el primer vehículo de serie listo para presentar en el Salón de Ginebra de 2019.

Un equipo de 35 personas ha sido el encargado de recuperar la historia de Hispano Suiza, que entre 1904 y 1946 diseñó y fabricó más de 12.000 coches de lujo y 50.000 motores de avión.

Hispano Suiza es una empresa familiar de cuarta generación, cuyo presidente es Miguel Suqué Mateu, quien es el bisnieto del fundador de la marca, Damián Mateu.





Su sede central, su centro técnico y sus instalaciones de fabricación se encuentran en Barcelona, y más de las tres cuartas partes de los componentes de Carmen proceden de España.





Hispano Suiza es una empresa familiar de cuarta generación fundada por Damián Mateu









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: