El conseller de Interior, Miquel Buch, ha anunciado un incremento exponencial del presupuesto para atender las necesidades acuciantes que sufre el servicio de Bombers de la Generalitat que está condicionado a la aprobación de los presupuestos de la Generalitat correspondientes a 2019. En comparecencia en la comisión de Interior en el Parlament, el dirigente ha prometido nada menos que 53, millones de euros para este cuerpo, un 67% más que los 32 millones de euros destinados en 2018 a infraestructuras y material.

Buch ha asegurado que el Departament de Interior “es consciente de la problemática del cuerpo”, por lo que “se está poniendo solución” y por eso ha anunciado que “tenemos muy avanzado un acuerdo con los sindicatos de bomberos” y “nos sentimos solidarios con muchas reivindicaciones del cuerpo”.





Aunque el conseller ha querido dejar claro que “los servicios de emergencias están garantizados en todo el territorio”, ha reconocido que Bombers sufre graves carencias tanto en material, en infraestructuras, como en personal. En este punto, ha recordado que “en los últimos 25 años no ha habido ninguna convocatoria como esta última” y, como “el Govern tiene un compromiso firme con el cuerpo de Bombers”, ha venido trabajando para tratar de “revertir la situación” del cuerpo.

En 2018 se han destinado 32 millones de euros en equipamientos, inversiones y material del cuerpo, pero para 2019 se destinarán 53,2 millones de euros si el Govern es capaz de sacar adelante las cuentas que, de momento, están en fase de discusión con Catalunya en Comú Podem. De momento, ambas partes están lejos de rubricar un acuerdo y, hasta que este no se alcance, el Ejecutivo de Torra no tiene la intención de llevar al Parlament el anteproyecto. Govern y comunes están encallados sobre todo por las exigencias del partido de izquierdas de llevar a cabo una reforma fiscal que el Ejecutivo catalán no ve margen para aplicar.

Con las negociaciones rotas a finales de semana pese a que los comunes han asistido a una decena de reuniones con los distintos departamentos de la Generalitat, ambas partes se emplazaban poco después a seguir negociando en la medida de lo posible.

Del futuro de estas negociaciones depende que las inversiones anunciadas por Buch se realicen finalmente. Mientras tanto, Buch ha explicado ante la Comisión de Interior que en los últimos seis meses ya se han licitado 5,3 millones de euros y convocado 250 plazas. “Se trata de la apuesta más firme que se ha hecho de un Gobierno de la Generalidad en el Cuerpo de Bomberos”, ha comentado el conseller, que no ha tenido reparos en admitir que el cuerpo se encuentra en una situación “bastante crítica, inferior a la deseada y deseable”.





 El conseller ha desgranado que las futuras inversiones presupuestarias se dedicarán a cuatro aspectos: las que consideró “estructurales” en relación al personal, teniendo en cuenta también las jubilaciones producidas durante los últimos años y las previsibles a corto plazo; el envejecimiento del parque móvil y el déficit de vehículos; el material diverso como el vestuario y el material operativo necesario para intervenir en la atención a las emergencias, y por último, la renovación y mantenimiento de las infraestructuras de la Dirección General, para que sean completamente habitables.

El conseller ha desgranado algunas de las inversiones que se prevén en cuanto al abastecimiento y renovación de material, como los 92 vehículos pesados; el vestuario, al que se dedicaría 10 millones de euros; cámaras térmicas (casi 1 millón de euros); equipos de respiración autónoma valorados, botellas de aire, mochilas portamangueras, etc.

Capítulo aparte mereció la dotación de más personal para el cuerpo, sobre lo que el conseller ha recordado que el Govern ya ha aprobado una nueva convocatoria de acceso al cuerpo sin precedentes desde 1994, con 250 bomberos.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: