“Lo que en otras circunstancias” daría lugar a la convocatoria de elecciones, el Govern no lo llevará a cabo “por cuestión de responsabilidad” hasta que “se resuelvan” las “incógnitas” que se mantienen a día de hoy: las diferentes citas electorales y la resolución del juicio al ‘procés’, cuyo final se estima para Semana Santa y la sentencia podría arribar en verano o después de agosto. Así que, según el vicepresidente y conseller de Economia de la Generalitat, Pere Aragonès, la intención es tratar de aprobar los presupuestos una vez que se despeje todo este panorama, y si no se consigue, no habrá más remedio que dar la voz a la ciudadanía.





En declaraciones a TV3, Aragonès ha explicado que el Ejecutivo catalán pondrá en marcha la prórroga presupuestaria hasta entonces porque “en el momento actual, en que hay inestabilidad, con elecciones, y el juicio en el Supremo, el valor de la estabilidad es importante”, así que el plan es tratar de convalidar las cuentas catalanas una vez que “se resuelvan algunas incógnitas”, y entonces “veremos si se pueden aprobar o no”.


“En el momento actual, en que hay inestabilidad, con elecciones, y el juicio en el Supremo, el valor de la estabilidad es importante”

Pero este plan también puede sufrir alguna alteración por el camino. La intención del Govern es poner en marcha un plan de contingencia inmediato a través de la aprobación de créditos extraordinarios por valor de 1.260 millones de euros para garantizar los servicios públicos fundamentales que deberán aprobarse también en el Parlament. De esta forma, Aragonès ha señalado que podría dar “la paradoja” de que “sin dar apoyo a los presupuestos”, los grupos parlamentarios “lo aprobarán a trozos en el Prarlament”.

El vicepresidente ha justificado que el Govern ha tratado de buscar la posibilidad de acuerdo político con los comunes, con quienes se han reunido en 10 ocasiones, pero ha constatado que “después de este esfuerzo y de cumplir con todas y cada una de las condiciones” que puso la formación, “nos han puesto otras nuevas o dicen que nos quedamos con los presupuestos”. Así, a partir del martes, el plan de contingencia que se está preparando será el corazón de la prórroga presupuestaria con la que se pretende “dar continuidad a lo que se está haciendo ahora”.


El Govern prepara un plan de contingencia inmediato a través de la aprobación de créditos extraordinarios por valor de 1.260 millones de euros






El bloqueo por parte de los grupos parlamentarios podría también provocar que la legislatura se viese en un callejón presupuestario sin salida, puesto que el Ejecutivo catalán también prevé aprobar algunas modificaciones normativas para “levantar el techo del déficit”. El dirigente ha recordado que “tenemos un máximo de gasto” y, en una situación de prórroga presupuestaria son los parlamentos los que tienen que aprobar un mayor margen de gasto. Así que la pretensión es modificar la normativa, en concreto la ley de Finanzas Públicas, “para levantar el tope de déficit”. Así, se podrá pedir al Parlament que autorice al Govern a aumentar el gasto.

De hecho, Aragonès ha explicado que “tal vez no se requiera solo una” modificación legislativa, sino varias, de manera que ya están trabajando en ello “para aplicarlo lo antes posible” y para que “las inconveniencias” que ponen los grupos parlamentarios en cuestión presupuestaria “tengan las menos afectaciones posibles”. Y si los grupos deciden que tampoco lo quieren convalidar, “deberán dar explicaciones a la ciudadanía”, ha advertido, en lo que puede interpretarse como una perífrasis de un adelanto electoral.


Si los grupos deciden que tampoco quieren convalidar el plan de contingencia, “deberán dar explicaciones a la ciudadanía”






El conseller no ha querido dejar de reivindicar que todo esto se podría evitar con las cuentas presentadas, aunque no aprobadas, porque con ellas “volvíamos al nivel previo de los recortes con un déficit prácticamente inexistente”. Además, ha remarcado que en la actualidad, “todas las encuestas reflejan que, en caso de elecciones, el Parlament quedaría más o menos igual” que ahora.

Por eso ha reivindicado las bondades de los presupuestos presentados por el president Torra en el Parlament el pasado martes con más advertencias: “Las reformas de los parques, de los vehículos de bomberos, sus equipos, todo esto está en el aire”. Y es que “todas las nuevas partidas de Mossos y Bombers están en el aire”, como lo está “todo el desarrollo del decreto de la escuela inclusiva”, que tampoco se podrá llevar a cabo. En el caso del retorno de las pagas extra a los trabajadores públicos, sólo “están garantizadas el plan de contingencia”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: