El Govern ha decidido este lunes presentar públicamente el anteproyecto de los Presupuestos de la Generalitat para 2019 y hacerlo sin ser aprobado en el Consell Executiu, como mandarían los cánones. Se trata de un gesto inédito que el vicepresidente económico Pere Aragonès ha justificado en el contexto político y en la necesidad de que las cuentas sean tramitadas en el Parlament y puedan ser posteriormente debatidas. El Govern quiere evitar así que ocurra lo que pasó con los presupuestos del Estado del Gobierno Sánchez, que ni siquiera pasaron el primer trámite en el Congreso, lo que desencadenó la convocatoria anticipada de elecciones.





“Queremos garantizar su tramitación”, ha subrayado Aragonès en la rueda de prensa posterior a la reunión extraordinaria del ejecutivo catalán –que normalmente se celebra los martes–. El vicepresidente catalán ha aclarado la estrategia para tal objetivo. En una primera fase, ha recordado, las cuentas se han “compartido con los grupos parlamentarios” y con aquellos que mostraron predisposición a negociarlos, es decir Catalunya en Comú, se han celebrado una decena de reuniones sectoriales. Dichas negociaciones se rompieron hace dos semanas por desavenencias entre Govern y comunes, grupo que de momento ha considerado insuficiente el gasto social presentado por la conselleria d’Economia.

Aragonès ha mantenido que la presentación de hoy se enmarca en una “segunda fase” que es hacer públicas las cuentas “en toda su concreción” para que “los ciudadanos de Catalunya puedan consultarlos”. De esta manera, el Govern colgará el proyecto en su página web como un “ejercicio de transparencia” de cara al debate en el Parlament que tendrá lugar este miércoles. Cabe recordar que Aragonès y el presidente Quim Torra están llamados a explicar en el pleno los detalles de los presupuestos. “Trabajamos con la máxima transparencia porque consideramos que la aprobación de estos presupuestos es un bien superior”, ha sentenciado.





El número dos del Govern ha considerado precisamente que el debate del miércoles es clave. Ahí se verá, ha agregado, si “los grupos están dispuestos a debatir, trabajar y tramitar y, por lo tanto, permitir que se aprueben” los presupuestos o si, por contra, “cederán ante las tentaciones del calendario electoral”. En este sentido, Aragonès ha hecho un llamamiento a la “responsabilidad”, a abandonar el electoralismo y a estar a “la altura de lo que el país necesita”.

Aragonès ha dado algunos datos de unos presupuestos que, ha dicho, recuperan el gasto social de los niveles precrisis por lo que ha insistido en la necesidad de su aprobación. A preguntas a los periodistas, el vicepresidente catalán ha reiterado que el Govern no va a presentar oficialmente el proyecto en la cámara catalana si no se asegura su tramitación y ha asegurado que hasta el momento no se plantean un avance electoral en caso de que no se lleve a cabo.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: