consultor seo


La figura del relator con funciones de notario para la mesa de partidos catalanes que el Gobierno central quiere acotar a la mesa de partidos catalanes ha generado una tormenta política sin precedentes. La oposición ha elevado el tono hasta derivar incluso en la convocatoria de una manifestación, y ha provocado “tensiones internas en el Gobierno y en el PSOE”, con los barones socialistas rebotados y “descolocados”. Estas tensiones son, según el Govern, las que provocan que desde Moncloa se obcequen en circunscribir el diálogo a la comisión bilateral entre el Estado y la Generalitat y a la mesa de partidos catalanes, aunque aseguran que la vicepresidenta Calvo sostiene en privado que “alguien de la ejecutiva federal del PSOE tiene que estar” en este segundo espacio, y por tanto, la mesa de partidos tiene que ser a nivel estatal.





La consellera y portavoz, Elsa Artadi; el vicepresidente catalán, Pere Aragonès, y la vicepresidenta del Gobierno mantuvieron este miércoles por la tarde una videoconferencia desde el Parlament tras explotar la tormenta a cuenta de la figura del relator. Era la tercera reunión de ambas partes en los últimos meses más allá de las conversaciones telefónicas o el cruce de mensajes habitual, y en ella abordaron la situación creada. Pero la consellera asegura que en los tres encuentros, la vicepresidenta socialista admite que la mesa de partidos debe incluir a formaciones de ámbito estatal, y por tanto, a miembros de la ejecutiva federal del PSOE y de Podemos.

En declaraciones a TV3, Artadi ha achacado el hecho de que en privado la dirigente admita una cosa y, Moncloa en público mantenga otra, a las presiones internas que Sánchez está sufriendo, tanto en el seno de su Gobierno, como del partido. “Es evidente que esto genera presión internamente”, pero “aquí todo el mundo tiene presión porque la posición fácil es ponerse detrás de la barrera y criticar, no delante a negociar”, ha señalado.

Pero lo cierto es que “el relator”, que viene a ser la personificación de un espacio de diálogo a nivel estatal, “puede ser una muestra de voluntad de diálogo real por parte de Sánchez”, ha confirmado la consellera. Este personaje sobre el que la parte catalana remitió ya a Calvo una lista con seis posibles de origen internacional que fueron inmediatamente rechazados sería clave para desbloquear la tramitación de los presupuestos generales del Estado.





Sobre este relator, Artadi asegura que “por escrito y en todas las reuniones” mantenidas hasta la fecha con Calvo, “queda claro que es para la mesa de partidos a nivel estatal”. De hecho, para la dirigente catalana “no tendría sentido hablar con el Gobierno central de una mesa que ya existe”, en referencia a la mesa de partidos catalanes, que “depende del Parlament”, porque “no tiene que ver con el Gobierno”. En cambio, la mesa de partidos a nivel estatal “con presencia de alguien de la ejecutiva federal del PSOE” y “con alguien de Podemos”, ha sido incluso aceptado por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, según ha dicho Artadi.

ginsengman

No cumples, No das la Talla, Prueba Ginseng Men. Envío Gratuito

segunda

La portavoz catalana ha querido insistir en que, “internamente”, Calvo le ha dado el visto bueno a este espacio de diálogo “cuando lo hablamos en privado”, puesto que en las conversaciones que han mantenido “nos insiste en que está claro que tiene que haber alguien de la ejecutiva federal del PSOE”.

Esta diferencia entre Gobierno y Generalitat estriba de la declaración de Pedralbes del pasado 21 de diciembre, donde se aceptaba la creación de un espacio de diálogo donde estuvieran presentes los partidos para dialogar sobre la solución de la cuestión catalana, pero quedaba sin definir si estos partidos debían ser de ámbito estatal o catalán. Posteriormente, Moncloa aclaraba que debían ser partidos catalanes, y el Govern aseguró siempre que debía ser de ámbito estatal.





Artadi ha justificado este choque por la presión interna que esto genera en las filas socialistas, tal y como se evidenció este miércoles con las reacciones de los barones, y esta es precisamente la mayor preocupación del Ejecutivo de Sánchez, más allá de la sobreactuación que ambas partes achacan a la oposición sobre la figura del relator.

“Ellos saben que cualquier paso adelante generará lo que generará (en la oposición), que sólo quieren ruido, confrontación”, así que, en parte, “lo tenían por descontado”, ha asegurado la portavoz. Las reacciones de PP y Cs hacen que “el tono siempre esté muy alto” en lo relativo a Catalunya, pero “les afectan más tensiones internas”, porque “no es la situación más cómoda para ellos”.

Tras la reunión telemática de este miércoles, Artadi ha asegurado que Calvo “transmite que el compromiso con el diálogo existe” y que “es fundamental poner las cosas por escrito”. Pero la cuestión se complica, y con ella el futuro de los presupuestos del Estado, por la “crisis interna en el Gobierno y el PSOE, con reacciones muy duras contra Sánchez”, desde entornos sociales y mediáticos que redoblan la presión sobre el presidente.

Según la dirigente, no hay una sola voz en el Gobierno sobre la cuestión catalana, y la prueba está en las diferencias que aprecia entre el ministro Josep Borrell y la vicepresidenta Calvo. La número dos del Ejecutivo “hace una rueda de prensa que nadie sabe bien por qué la hace”, pero en la que hace “apuntes más allá de lo que había hecho el PSOE o el Gobierno español”, y Borrell dice que hay que acabar con la terapia de Ibuprofeno y “se asocia con tesis de PP, Cs e incluso de Vox”, ha diferenciado Artadi.








Fuente: LA Vanguardia