Un migrante reza a primera hora de esta mañana a bordo del ‘Open Arms’. En vídeo, declaraciones de Carmen Calvo en Cadena SER. FRANCISCO GENTICO EFE

El Gobierno no acaba de entender la postura del barco Open Arms de querer solo desembarcar a los inmigrantes en Italia. «Les hemos ofrecido todo tipo de ayuda: atención medica, víveres… No entendemos la posición del Open Arms«, ha asegurado este lunes la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. Ante la obcecada negativa del ministro del Interior italiano, el ultra Matteo Salvini, a permitir el desembarco de los 107 inmigrantes a bordo del Open Arms, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, ofreció este domingo los puertos españoles, primero el de Algeciras (Cádiz) y luego el «más cercano», el de Mahón (Menorca). La oferta fue rechazada por la ONG española, que argumentó que la situación crítica que se vive en el buque le impide afrontar una travesía tan larga. El Open Arms insiste en desembarcar en la isla italiana de Lampedusa, a solo 800 metros de distancia.

«Entendemos que la situación crítica es por la incertidumbre y la desesperanza, pero una vez se les dice que tienen un puerto seguro, y los inmigrantes saben que van a llegar, cualquiera puede entender que no hay ningún problema», ha opinado Calvo en una entrevista en con la cadena SER. «Hemos hecho un esfuerzo inmenso, vamos más allá de lo que nos corresponde», ha proseguido la vicepresidenta, que ha calificado la labor de España en materia migratoria de «ejemplar». Calvo ha sido bastante dura con la posición del Open Arms y ha criticado la decisión del barco de poner rumbo a Lampedusa cuando el Gobierno trabajaba en conseguir un puerto en Malta. «El Open Arms no quiso ir a Malta. España estaba trabajando en ello, en conversaciones con Malta, pero decidieron irse para Italia», ha asegurado, aunque no ha aclarado si el Gobierno de Malta autorizó el desembarco.

Pero, para el Open Arms, la distancia entre el Lampedusa y el puerto menorquín es demasiado grande y comporta riesgos. “No aceptamos España. No podemos poner en peligro la seguridad y la integridad física de los inmigrantes y de la tripulación. Necesitamos desembarcar ya”. Según ha confirmado una portavoz de la ONG española a este periódico, el Open Arms ha respondido al Gobierno de España que el barco no está en condiciones de viajar hasta un puerto español con garantías de seguridad con la situación que se vive a bordo. “Se está viviendo una situación de ansiedad muy fuerte y con peleas y esto influye negativamente en la seguridad, con lo cual la situación se ha convertido en inmanejable, por lo que no podemos alejarnos de la costa en condiciones de seguridad con la gente a bordo”.

El Open Arms insistió este domingo en que, frente a la opción de Algeciras, a 950 millas de distancia, o Mahón (Menorca), a 590, “se ha de imponer el puerto más cercano, que es el que tenemos a media milla, porque no podemos movernos en condiciones de seguridad”. Este domingo, el buque envió un mensaje urgente al puerto de Lampedusa, ante el que lleva varios días bloqueado, en el que insistía en atracar «si es necesario con el único propósito de permitir la transferencia de inmigrantes», según ha podido saber este diario. También pidió, como alternativa, que se trasladara a los 107 inmigrantes «a un barco adecuado para llegar al puerto español de Algeciras en poco tiempo y compatible con la situación actual».

El capitán del barco, Marc Reig, estuvo durante todo el día en contacto con el Centro de Rescate Marítimo español, dependiente de Fomento, que le ofreció todo tipo de apoyo para el viaje, pero la ONG señaló que, al estar el buque en aguas territoriales italianas, en las que entró por decisión de un juez, “cualquier medida debería ser notificada a través de las autoridades italianas”.

Según Calvo, es la situación de emergencia humanitaria que se vive en el buque la que llevo al Gobierno a tomar la iniciativa. «España no solo es el país que hace el mayor esfuerzo en cuestión migratoria de toda Europa, sino que queremos responder cuando hay una crisis humanitaria. Pero no podemos decir a toda Europa que nos podemos hacer cargo de todo» ha explicado. El plan del Gobierno es que, una vez que los migrantes desembarquen en España, se proceda al reparto pactado entre seis países europeos, (además de España, Francia, Alemania, Portugal, Luxemburgo y Rumania). El hecho de que el reparto no se hubiera completado hizo que Malta se negara en días pasados a acoger al buque. Este domingo, sin embargo, el acuerdo estado cerrado. Francia confirmó que se haría cargo de 40 inmigrantes, una cifra muy superior a la prevista inicialmente y similar a la de Alemania. España se quedaría con unos 15, según fuentes gubernamentales.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: