¿Cuánto se le va al sector turístico español con la desaparición de Thomas Cook? Es difícil de precisar. En primer lugar, porque el turoperador contaba con más de medio centenar de hoteles de sus marcas en España, pero no todos ellos son de su propiedad, con lo que es difícil saber cuáles pueden seguir abiertos. Además, contaba con tres líneas aéreas, con las que en 2018 trajo a España más de 3,6 millones de turistas, pero una de ellas, Condor, sigue operando por el momento. Además, la quiebra afecta a la sociedad matriz británica y en principio no a la alemana o escandinava.

“Es muy difícil cuantificar el impacto”, resume José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur. Este organismo, que agrupa a algunas grandes empresas turísticas, calcula en 200 millones de euros el impacto que Thomas Cook deja en el sector español, entre vuelos, hoteles, empresas de transporte, de actividades, guías, etc. UGT calculó que están en juego 13.000 empleos en los dos archipiélagos. Además, la empresa tenía un millón de reservas contratadas para los próximos meses, una buena parte en España.

Afirma Zoreda que el cálculo de Exceltur es “conservador” y, si bien sostiene que el negocio hotelero sufrirá gran parte del perjuicio, en torno al 65%, alerta del “drama” que puede suponer para empresas pequeñas cuya facturación dependa en gran medida del turoperador británico. “Algunas pymes tendrán complicado resistir”, sostiene, y advierte además de la empresa solía pagar a sus proveedores a 90 días, por lo que algunos de ellos podrían quedarse sin cobrar los servicios prestados en julio, agosto y septiembre, justo el grueso del año. Bien es cierto que algunos empresarios, conscientes del estado de Thomas Cook, ya exigían el pago por adelantado.

De esos 3,6 millones de clientes, los cuatro aeropuertos principales de Canarias (Tenerife Sur, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura) recibieron a algo más de dos millones de las líneas aéreas de Thomas Cook, a quien las patronales hoteleras canarias consideraron el lunes responsable del 25% del volumen turístico del archipiélago. Para las islas, si Thomas Cook deja de operar sus aerolíneas, el problema es mayor, puesto que se suma al cierre de las bases que la aerolínea irlandesa Ryanair tiene en las islas, con lo que de un plumazo Canarias se queda sin buena parte de su conectividad aérea. Y eso a pocas semanas de comenzar su temporada alta, que tiene lugar en invierno. Por ello, ayer las patronales canarias pidieron la supresión temporal de las tasas aeroportuarias para atraer a otras compañías. El Gobierno lo abordará en la comisión interministerial.

Zoreda también remó en esa dirección, abogando por una rebaja de tasas y que “Aena, cuyos beneficios dependen del sector turístico, dé ahora el do de pecho”. En todo caso, afirma que la respuesta debe llegar ya, porque si no hay aviones, nadie irá a Canarias, aunque haya hoteles. También instó al Gobierno a negociar con Ryanair para que reconsidere su decisión de cerrar sus bases en Canarias. Eso mismo pidió el lunes el presidente de la Confederación de Empresarios Hoteleros y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Juan Molas, que acudió este martes a la reunión en el ministerio.

En Baleares, la patronal hotelera mallorquina FEHM admitió la «preocupación» ante una «situación sin precedentes» por la quiebra de un agente «que tiene una gran cuota de mercado». También adelantó que, junto con la Agrupación de cadenas Hoteleras, exploraban la posibilidad de «instar a la Administración a adoptar medidas financieras que permitan la viabilidad de las empresas» que, debido a su dependencia de Thomas Cook, pueden ver «seriamente comprometido su futuro».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: