Cuando menos se esperaba y en uno de los escenarios más complicados, el Girona renació con una victoria de prestigio ante el Real Madrid en el Santiago Bernabeu. Los catalanes comenzaron atenazados, quizá mermados mentalmente por la mala racha, pero fueron competitivos y jugaron sus bazas ante un cuadro blanco que contemporizó el resultado favorable, gracias a un gol de Casemiro, y acabó pagándolo. Stuani empató de penalti, tras una mano de Sergio Ramos que acabó expulsado, y Portu culminó una remontada histórica en una segunda parte para el recuerdo.

La cara y la cruz se presentaban en el coliseo madridista. Si hace unas fechas eran los blancos los que estaban inmersos en una crisis de resultados y los gerundenses gozaban de buena salud futbolística, ahora las tornan se habían cambiado. Los de Solari afrontaban el duelo pletóricos, henchidos por los últimos triunfos de prestigio ante el Atlético de Madrid en el Wanda y el Ajax en Ámsterdam. Por contra, los de Eusebio llegaban con muchas urgencias, coqueteando con la zona de descenso, y sin conocer la victoria desde el pasado 5 de diciembre ante el Alavés en Copa. Pero el fútbol, una vez más, demostró que no entiende de estadísticas.






Los de Eusebio llegaban con muchas urgencias, coqueteando con la zona de descenso, y sin conocer la victoria desde el pasado 5 de diciembre ante el Alavés

Con esta dinámica, el Madrid hizo efectiva la tendencia en diez minutos, arrinconando en su área a los catalanes, que de inicio lo fiaron todo a un contragolpe. El miedo al juego por banda de los blancos provocó un planteamiento más conservador del Girona, que dispuso una defensa de cuatro y una medular muy poblada con Stuani como única referencia en ataque. De nada sirvió la acumulación de jugadores, incapaces los visitantes de sacar el balón jugado, con constantes pérdidas.

Sin Vinicius de titular pero con un Asensio muy participativo, los blancos merodearon sin pausa el área rojiblanca en los primeros compases. Con un magnífico autopase, Lucas Vázquez se fabricó una oportunidad que malogró Bono. Era el primer aviso serio de los locales. Stuani contestó con un buen disparo, pero sólo fue un pequeño susto. Los merengues siguieron con su asedio y, en el enésimo rechace sin contundencia tras un córner, Kroos puso un balón medido al área, donde Casemiro conectó un cabezazo imparable a la red. En estado de gracia de cara a puerta el brasileño, que ya abrió la lata en el Wanda.






¿Conseguirán Girona y Espanyol remontar en la Liga?




Total votos: 0

Tras una buena media hora de juego, llegó el premio para los blancos. Pero con el marcador a favor, el Madrid se relajó y el Girona despertó poco a poco. Pudieron salir los de Eusebio de su campo y, con una buena combinación, Granell disparó rozando el palo, en la mejor ocasión visitante de la primera mitad. La respuesta llegó de inmediato con una gran internada en el área de Benzema, pero nuevamente Bono se agigantó.

Ramos cometió penalti y posteriormente acabó expulsado.
(Getty)

Al descanso, las sensaciones rojiblancas habían mejorado, aunque, sin duda, no eran suficientes para un Girona en la UCI, que en ese momento estaba a un punto del descenso. Obligados los visitantes a arriesgar tras la reanudación. Con esa premisa, Eusebio realizó un doble cambio, introduciendo en el campo al ‘Choco’ Lozano y a Aleix García. Delante, un Madrid que trató de jugar con la desesperación del rival, aunque demasiado confiado con un marcador muy justo.





Trató de estirarse el Girona sumando jugadores en territorio rival pero le costaba un mundo llegar a los tres palos de Courtois y el Madrid amenazaba con espacios. Únicamente la falta de acierto de Benzema evitó que el marcador se moviera antes de la hora de juego. El Madrid esperaba agazapado ante la valentía, hasta ese momento estéril, de los catalanes y lo acabó pagando caro.

El peligro para los el Girona, como en muchas otras ocasiones esta temporada en los madridistas, llegó por la banda de Marcelo. Dejó demasiado margen el brasileño a Portu, que centró para el remate de Lozano. El rechace de Courtois lo mandó a las nubes incomprensiblemente Aleix García. Y viendo el filón, los gerundenses percutieron por el mismo sitio pero el centro en esta ocasión lo remató Stuani al palo y el rechace lo paró con la mano Ramos. Penalti claro y amarilla para el camero, que se perderá el duelo contra el Levante. Stuani no falló desde los once metros e inauguró un encuentro totalmente distinto.


Stuani no falló desde los once metros e inauguró un encuentro totalmente distinto

Con el empate, el Girona se envalentonó mientras el Madrid se frotaba los ojos. Aún afectado por el tanto, los blancos vieron como en una gran combinación Portu mandaba a la cruceta el balón. El murciano, sin embargo, no perdonó en la siguiente que tuvo. Los catalanes habían invertido la balanza, la medular madridista no replegaba y el control brillaba por su ausencia. Casemiro, totalmente superado, se acordó en ese instante de la ausencia de Modric. Y con ese escenario, Lozano se sacó un buen lanzamiento en el área y Portu estuvo listo para cabecear el rechace a la red. De nuevo Marcelo en la foto. Jarro de agua fría para una parroquia blanca que llegaba crecida y euforia en las necesitadas filas catalanas.





Viendo el electrónico desfavorable, las prisas entraron en el banquillo blanco. Solari dio entrada a Bale y Mariano, pero antes había apostado por Vinicius, que encaró siempre que pudo, aunque de nuevo anduvo con la puntería desviada y todos sus disparos se fueron al limbo. Pudo matar el encuentro Lozano, pero su cabezazo se fue fuera con todo a favor, y en un saque de esquina Courtois, a la desesperada en el descuento, dio el último susto a los catalanes. Antes, Ramos, en un intento de chilena, se ganó la segunda amarilla.

Los rojiblancos sólo respiraron con el pitido final, pero con el término del encuentro soltaron una gran bocanada de aire, ahora que parecían ahogados en un mar de malos resultados. Un triunfo que ya ha quedado escrito con letras de oro en la historia del Girona, como aquel también liguero a los blancos el año pasado en Montilivi, y el Madrid parece descarrilar de nuevo de la Liga, a nueve puntos del Barça, cuando parecían engancharse al último tren.


Ficha técnica:

Real Madrid, 1 – Girona, 2

Real Madrid: Courtois, Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Ceballos (Mariano, m.74); Lucas Vázquez (Vinicius, m.58), Marco Asensio (Bale, m.66) y Benzema.





Girona: Bono; Pedro Porro (Lozano, m.46), Ramalho, Alcalá, Juanpe, Raúl García; Pere Pons (Aleix García, m.46), Douglas Luiz, Àlex Granell; Portu (Valery, m.84) y Stuani.

Goles: 1-0, m.25: Casemiro. 1-1, m.65: Stuani de penalti. 1-2, m.75: Portu.

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité Balear). Amonestó a Casemiro (88) por el Real Madrid; y a Lozano (48) y Alcalá (87) por el Girona. Expulsó a Ramos por doble amarilla (65 y 90).

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésima cuarta jornada de LaLiga Santander, en el estadio Santiago Bernabéu ante 68.099 espectadores.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: