El gol de Mata a los cinco minutos fue decisivo para superar la eliminatoria en un día histórico para los de Bordalás

El Ajax tenía miedo de que se jugaran sólo cuarenta minutos, pero al Getafe le bastaron cinco para liquidar la eliminatoria. Mata marcó y obligaba al Ajax a empezar su trabajo desde el fondo. Necesitaba cuatro goles, algo muy complicado para el Getafe.

Sólo le faltó un poco más de suerte al equipo de Bordalás para cerrar antes el partido. Remató tres veces a los postes, lo que le impidió salir del Johan Cruijff Arena con un resultado histórico. Pero eso no le desanimó.

El Getafe era consciente de que le iba a tocar resistir en el fondo, porque el Ajax es un equipo que va a buscar al rival arriba, que aprieta en busca del gol. Y lo encontró pronto Danilo Pereira. A los diez minutos el partido ya estaba igualado, pero cada pelota era una pelea. Incluso para sacar la pelota de la portería después del empate holandés.

En ese terreno el Getafe es mejor. El Ajax sólo quiere jugar a la pelota y se desquicia cuando no puede, cuando el contrario enreda el partido y la pelota no rueda. El Ajax no sabe pelear y el Getafe disfruta. Al equipo de Bordalás sólo le falta encharcar el campo antes de los partidos y convertir el césped en barro, como pasaba en los 80, para disfrutar del todo.

Porque no hay circunstancia física o meteorológica que impida al Getafe seguir corriendo. Lo hace en las dos direcciones y, con el Ajax volcado para buscar el gol, tenía terreno para correr hacia delante. El campeón holandés vio más cerca la remontada con el segundo tanto. Un saque de falta de Eiting lo desvió Olivera a la portería de David Soria. Llegaba el portero a poner las manos, pero el toque de cabeza de su compañero le dejó despejando el aire.

El Getafe jugaba con el balón y con los ánimos de sus rivales, que dejaban muchos espacios a su espalda. Onana salía de su portería hacia ningún sitio y el Getafe soñó en algún momento con un gol desde el centro del campo. No llegó y después de dos postes llegó el tercero, de Arambarri en un contraataque.

No marcaba el equipo de Bordalás, pero conseguía que el Ajax no estuviera tranquilo con lo que sucedía a su espalda. No llegaron más goles y tampoco le hacían falta,. El Getafe liquidó con autoridad, siendo mejor en la eliminatoria, al equipo que al año pasado enamoró a la Champions. El Geta se hace grande.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: