El día en el que el Consejo Superior de Deportes (CSD) ha emitido un comunicado para afirmar que acepta mediar entre la Federación Española de Fútbol y la LaLiga por el enconado tema de quién puede fijar los horarios de los partidos la batalla se ha enconado una vez más por una decisión tomada unilateralmente por la Federación y replicada por Javier Tebas, el presidente de la patronal de los clubs. Luis Rubiales ha avanzado desde Valencia la medida, que explica la Federación en otro comunicado en el que asegura “haber aprobado el establecimiento de un periodo protegido por razones de salud del 20 de mayo al 15 de septiembre de cada año en el que los partidos oficiales de ámbito estatal no podrán iniciarse antes de las 19.30 horas”.





Según el escrito, “esta modificación del reglamento fue aprobada por la Comisión Delegada de la Federación y elevada al CSD el pasado 5 de octubre. Ahora, al no haberse producido ninguna comunicación por parte del CSD, la Federación entiende aprobada la modificación por silencio administrativo positivo”.


La petición

Rienda pide dejar de lado enfrentamientos personales

El día prometía un cariz distinto cuando a media mañana el CSD hizo público un escrito en el que se ofrecía a ejercer de mediador “con el fin de favorecer que ambas organizaciones (Federación y Liga) alcancen un acuerdo de renovación del convenio que firmaron en el 2014 y que vence el 30 de junio”. El convenio regula, entre otras cuestiones, a quién corresponde fijar los horarios de los partidos, la elección y comercialización del balón o la denominación comercial del torneo .

El texto del comunicado acaba con unas palabras de la presidenta del CSD, María José Rienda, en las que hacía una llamada a la concordia: “Confiamos en que la Federación y la Liga dejen de lado sus enfrentamientos personales por el fin del fútbol español. Por nuestra parte no va a quedar y vamos a poner todo nuestro empeño en alcanzar el consenso”. El CSD avanzaba que las reuniones se iban a celebrar en la misma sede del CSD y aseguraba que para que estas citas fueran operativas iba a pedir a las partes “informes y el orden del día previo a cada encuentro”.





La Liga y la Federación reclaman como propias las competencias para fijar los horarios y hace sólo ocho días la Liga remitió una carta al CSD para que éste determinara a quién le corresponden las competencias. En su respuesta, dada el 20 de marzo, el CSD decidió no admitir el recurso. Sin embargo, un funcionario del CSD filtró hace un par de días un informe en el que se decantaba por la Liga como el organismo que debía fijar los citados horarios. El CSD comentó ayer que dicho informe no era vinculante.


Las razones de la Federación

Horarios de verano a favor de la salud

Luis Rubiales intentó ayer curarse en salud con la medida aprobada: “Este no es un capítulo más de la guerra entre la Liga y la Federación. Esta potestad no supondría decidir el horario de cada partido sino las franjas horarias en las que se pueden disputar. Existe una obcecación por maximizar el beneficio que lleva a estar pendiente de qué hora es en China o en Estados Unidos para que los encuentros tengan más audiencia, pero los horarios que se están aplicando van contra la salud de los futbolistas, de los árbitros y de los que están viendo esos partidos”. Javier Tebas no se amilanó con las palabras de Rubiales: “Los horarios los va a seguir poniendo LaLiga, porque así lo dice la ley”, afirmó.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: