Salud

El fluido uterino informa al feto sobre el mundo exterior


Un feto en desarrollo se baña en una mezcla de secreciones celulares y proteínas únicas en el útero de su madre. Antes de la fecundación, el pH del líquido uterino ayuda a crear un ambiente propicio para la migración de los espermatozoides y, posteriormente, su volumen apoya al embrión mientras se implanta en la pared del útero.

La evidencia reciente sugiere que el líquido uterino puede desempeñar otro papel clave en el desarrollo embrionario: comunicar las condiciones externas de la madre al feto, para que éste pueda prepararse en consecuencia. Una revisión de esta investigación se publica este jueves en ‘Trends in Molecular Medicine’, informa Europa Press.

Estudios en ganado, roedores y humanos han demostrado que la información del ambiente de la madre (por ejemplo, disponibilidad de alimentos, estrés y exposición a contaminantes) puede dejar marcas epigenéticas en el ADN de su feto, pudiendo influir en la progresión y en la salud a largo plazo del embrión en desarrollo. Los científicos han planteado la hipótesis de que el flujo sanguíneo a través de la placenta podría constituir una forma en la que el cuerpo comunica la condición de la madre al feto, pero hay evidencia de que el feto puede reaccionar a cambios como los derivados de la dieta de la madre mucho antes del establecimiento de la placenta.

«Esto sugiere la participación del fluido uterino como medio de comunicación para transferir información entre el ambiente materno y el embrión flotante», dice el autor principal En-Kui Duan, biólogo reproductor del Instituto de Zoología de la Academia China de Ciencias. «El periodo de preimplantación es un momento crítico para programar la salud de la prole y, por lo tanto, se espera que las madres mantengan una buena dieta y buen estado de ánimo y permanezcan alejadas de sustancias químicas nocivas durante esta ventana crítica», añade.

Aunque hay mucho que aprender sobre cómo se produce la comunicación madre-feto, la teoría es que la información en las vesículas extracelulares (paquetes moleculares que se mueven de célula a célula) dentro del líquido uterino y el tejido entregan su carga, incluyendo microARNs y aminoácidos, al feto.

Estas moléculas pueden estar etiquetando ADN de células fetales de maneras que alteran qué genes se están expresando y, por lo tanto, pueden contribuir a «programar» cómo se desarrollan el embrión y/o la placenta. En consecuencia, los investigadores están interesados en saber qué exposiciones y/o comportamientos maternos específicos pueden cambiar la composición de las moléculas transportadas a través del fluido uterino al feto.

Por ejemplo, estudios con ratones han demostrado que una dieta materna baja en proteínas puede reducir el nivel de ciertos aminoácidos en el fluido uterino y afectar a la expresión génica de los genes relacionados con el transporte de la nutrición. Aunque estos cambios podrían prevenir la desnutrición en el embrión en desarrollo, una vez crecido, los descendientes de ratón están más predispuestos a la enfermedad cardiaca en comparación con los animales en una dieta regular.

Hongmei Wang, coautor principal de este artículo, especula que el líquido uterino podría algún día emplearse para analizar o incluso manipular qué señales está recibiendo un feto. «Por ahora, la recolección de líquido uterino no es un biomarcador estándar, sin embargo, muchos estudios han revelado su potencial papel para el análisis no invasivo y vemos gran potencial en él -dice–. Uno, puede ser examinado mediante el uso de imágenes de ultrasonido, junto con el análisis computacional / biomecánico, y dos, el líquido uterino también se puede recoger durante un examen endometrial».




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *