Portada

El fiscal pide investigar al responsable de difusión institucional por falso testimonio

consultor seo


“No lo sé, no lo recuerdo”. Las respuestas del responsable de difusión institucional de la Generalitat, Jaume Mestre, a preguntas de la Fiscalía durante su declaración en el juicio del ‘procés’ ha sido una constante, hasta el punto de provocar que el presidente del tribunal, Manuel Marchena, tuviera que interrumpir el interrogatorio para advertirle de la sucesión de respuestas evasivas e inexactas que dio constantemente. Pese a la advertencia, que se produjo al final del interrogatorio, Mestre siguió respondiendo con monosílabos o expresiones dubitativas, por lo que al final el fiscal Jaime Moreno concluyó reclamando al tribunal que se le investigara por falso testimonio.





Marchena llegó a advertir a Mestre de que no sólo incurre en falso testimonio quien no dice la verdad en respuesta a las preguntas de las partes, sino aquel que incurre en respuestas evasivas, con inexactitudes, con el objetivo de alterar esa verdad. Ante el rapapolvo, Mestre aseguró haber entendido el mensaje, pero siguió respondiendo de la misma guisa a preguntas sobre las campañas de difusión sobre el 1-O.







Marchena advirtió que no incurre en falso testimonio sólo quien no dice la verdad en respuesta a las preguntas de las partes, sino quien incurre en respuestas evasivas, con inexactitudes, con el objetivo de alterarla

Las preguntas de Moreno versaban sobre las campañas ‘Civisme’ y el del registro de catalanes en el Exterior. Mestre llegó a afirmar que la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) hizo y emitió el conocido anuncio de las vías del tren que se bifurcan y que daba cuenta del referéndum del 1-O, pero ha insistido en que no sabe si era de pago. Dijo recordar haber visto el anuncio en los medios de comunicación pero no las fechas exactas de cuando se publicó, a pesar de que el concurso quedó desierto.





Moreno tenía especial interés en este interrogatorio para probar el delito de malversación, y en él juega un papel crucial el hecho de que la CCMA emitió dos facturas de 93.000 euros y 180.000 euros a la conselleria de Presidència que el exconseller Jordi Turull aseguró que su departamento no tenía que pagar por estar dentro de un contrato marco, pese a que la presidenta del ente público las reclama.


La Fiscalía tenía especial interés en este interrogatorio para probar el delito de malversación

Al respecto, Mestre dijo desconocer si Presidència acudió a la CCMA para emitir estos anuncios tras las renuncias de dos empresas. “No lo sé”. Al ser preguntado por las facturas, explicó: “Oí que estaban estas facturas, pero no lo sé. Nunca lo he visto, no me acuerdo”, por lo que el fiscal pidió aclarar si eran de pago. De nuevo, “no lo sé”, respondió, como dijo no saber si la CCMA las reclamó.

Todas las preguntas eran respondidas con evasivas o monosílabos aunque fue categórico a la hora de negar que acudiera personalmente a tratar con Núria Llorach, presidenta de la CCMA, para que se publicara ese anuncio”. Ante la actitud de Mestre, Marchena interrumpió el interrogatorio: “Hay preguntas que está eludiendo”, llegó a reprochar el magistrado al testigo, a quien leyó lo que el Código Penal al respecto. Así, Marchena le advirtió de que incurre en delito de falso testimonio no sólo quien no dice la verdad sino, “cuando el testigo, perito o intérprete, sin faltar sustancialmente a la verdad, la alterare con reticencias, inexactitudes o silenciando hechos o datos relevantes que le fueran conocidos”. Sin embargo, el magistrado no le advirtió de las consecuencias: pena de multa de seis a doce meses y, en su caso, de suspensión de empleo o cargo público, profesión u oficio, de seis meses a tres años.






Incurre en delito de falso testimonio quien “sin faltar sustancialmente a la verdad, la alterare con reticencias, inexactitudes o silenciando hechos o datos relevantes que le fueran conocidos”

Tras la advertencia, el letrado Andreu Van den Eynde se permitió recordar al tribunal que el testigo tiene el derecho a no responder a aquello que pudiera representar un perjuicio para él, pero Marchena rebatió que Mestre no está imputado por ningún delito, con lo que desactivó la queja del abogado.

El fiscal Moreno continuó las preguntas “Voy a hacer una pregunta para darle la oportunidad de…”, pero las respuestas siguieron en la misma tónica: “Es que no recuerdo, es que hace tiempo…”. Las cuestiones proseguían sobre la campaña de las vías del tren, sobre la que Mestre sólo dijo: “Que yo vi los anuncios en la TV , sí, pero lo que sé es que el contrato para la campaña de civismo quedó desierto”. El fiscal preguntó: “¿Era una campaña de pago?” pero esta y las siguientes recibieron las mismas contestaciones: “No lo sé..” “No sé por qué…” “No lo sé, no lo sé”, “No lo recuerdo”. Lo mismo ocurrió cuando respondió con evasivas respecto de la campaña de cartelería encargada a tres imprentas, Artyplan, Global Solutions y Marc Martí. “Nada, no sé nada”, afirmó.






Marchena señaló que la veracidad o no de este testimonio “tiene que tomarse en sentencia a la vista del contraste con otros testimonios”

Moreno se cansó y decidió no hacer más preguntas, pero antes reclamó a Marchena que se le investigue por falso testimonio. El magistrado señaló que la veracidad o no de este testimonio “tiene que tomarse en sentencia a la vista del contraste con otros testimonios”. Será entonces cuando se podrá deducir el posible falso testimonio ante cualquier juzgado de guardia. Marchena dejó claro a las defensas que sus declaraciones “nunca podrán ser usadas en su contra” en el seguimiento del proceso judicial porque Mestre no está imputado por causa alguna.

El interrogatorio prosiguió con las preguntas de la Abogacía del Estado a la que reiteró que todas esas campañas están pendientes de pago y que el argumento que se les dio a las empresas es que estaban afectadas por alguna investigación judicial.


¿Te parece bien cómo se desarrolla el juicio del Procés?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment