El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab (centro), este martes en la sede del Tribunal Supremo de Justicia en Caracas. AP / ATLAS

Después de días de indecisión por parte del Gobierno de Nicolás Maduro ante la ofensiva de la oposición —el líder chavista solo había dicho que iba a dejar el desafío de Juan Guaidó en manos de la justicia—, el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, compareció este martes para tratar de frenar el plan del dirigente opositor, quien se proclamó presidente interino del país la semana pasada. El fiscal, aliado del chavismo, instó al Tribunal Supremo de Justicia, uno de los brazos judiciales del régimen, a prohibir la salida del país al presidente de la Asamblea Nacional. Las otras medidas solicitadas por el ministerio público incluyen la prohibición de hacer transacciones comerciales, por ejemplo la compraventa de bienes, y que se le bloqueen sus cuentas bancarias como parte de una investigación preliminar contra el líder de la oposición.

“La única respuesta [del Gobierno] es represión y persecución”, contestó Guaidó tras conocerse la nueva arremetida del Ejecutivo. “Vemos con mucho dolor cómo casi 40 venezolanos han sido asesinados en menos de una semana, niños secuestrados por una dictadura que no entiende que su tiempo ha terminado”, agregó.

La semana pasada, tras su movimiento, que sorprendió a las autoridades con el pie cambiado, circularon informaciones sobre su posible detención. Al ser preguntado al respecto durante una entrevista con la filial turca de CNN, Maduro dijo que le correspondería a la justicia tomar este tipo de decisiones. Leopoldo López, dirigente del partido de Guaidó, Voluntad Popular, fue arrestado y condenado a casi 14 años de prisión por incitar a la violencia durante las revueltas contra el Gobierno que encabezó en 2014.

Saab finalmente manifestó en una comparecencia que desde el pasado 23 de enero, día de la jura de Guaidó, “se han suscitado hechos violentos, pronunciamientos de Gobiernos extranjeros y el congelamiento de activos de la República, lo que implicaría la comisión de delitos graves que atentan contra el orden constitucional”. Con esta premisa, anunció la apertura de una investigación preliminar contra el líder opositor y, para asegurarla, solicitó al Tribunal Supremo que apruebe las medidas cautelares anunciadas.

“A quienes hoy están en la sede del Tribunal Supremo de Justicia”, advirtió a su vez Guaidó, “el régimen está en su etapa final. Esto es indetenible y ustedes no tienen que sacrificarse con el usurpador y su banda. Piensen en ustedes, su carrera, en el futuro de sus hijos y nietos, que también son los nuestros. La historia se los reconocerá”, afirmó Guaidó antes del pleno de la Asamblea Nacional, que puso en marcha los engranajes legales de un proceso de transición y la convocatoria de elecciones. 




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: