La 67ª edición del festival de San Sebastián, que comienza el 20 de septiembre y se clausura el 28 de septiembre, tendrá menos cine español de lo habitual. En la presentación de la programación nacional del certamen esta mañana en la Academia de Cine, su director, José Luis Rebordinos, ha vaticinado que otros festivales veraniegos, como el de Locarno —que ya ha anunciado sus proyecciones— y Venecia, contarán también con presencia española. En su caso, en esta edición, habrá tres películas españolas a concurso: La trinchera infinita, de Jon Garaño, Aitor Arregi y Jose Mari Goenaga, los creadores de Handia y Loreak, que en esta ocasión cuentan la historia de un topo que tras la Guerra Civil vive 30 años escondido; Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar, que recrea los últimos meses de la vida de Miguel de Unamuno, desde que estalla la Guerra Civil hasta su muerte; y La hija de un ladrón, de la debutante Belén Funes, con Eduard Fernández y Greta Fernández, padre e hija en la vida real, como padre e hija de ficción. Eduard Fernández también encarna a Millán-Astray en el drama de Amenábar, con lo que estará presente en dos de las tres películas a competición. En San Sebastián ya ganó la Concha de Plata con El hombre de las mil caras.

Fuera de concurso se estrenará Diecisiete, de Daniel Sánchez Arévalo, protagonizada por un adolescente que huye de un centro de menores (es una película de la productora Atípica realizada para Netflix) y en Proyección Especial estará la hispanoargentina La odisea de los giles, de Sebastián Borensztein, que producen y protagonizan Ricardo Darín —que presentará la película en el Zinemaldia— y Chino Darín, y que se desarrolla durante el corralito.

En Nuevos Directores concursarán Lucía Alemany con La inocencia y Maider Fernández Iriarte, con Las letras de Jordi. En la sección Tabakalera participarán la serie El fiscal, la presidenta y el espía, de Justin Webster, sobre el asesinato del fiscal argentino Alberto Nisman; el mediometraje Urpean Lurra, de Maddi Barber; y los cortometrajes Leyenda dorada, de Ion de Sosa y Chema García Ibarra, que se estrenó con gran recibimiento en la Berlinale, y Escenas de vida, de Izbene Oñederra.

En la sección Perlas ya estaba anunciada la presencia de O que arde, de Oliver Laxe, que obtuvo el premio del jurado en Una cierta mirada en Cannes. Y finalmente, en el Velódromo, se proyecta íntegra la serie de Leticia Dolera Vida perfecta, que ganó en Cannes Series, y la película de animación La gallina Turuleca, de Víctor Monigote y Eduardo Gondell. En la Gala de RTVE se presentará Adiós, thriller de Paco Cabezas con Mario Casas.

Las cuentas son claras: el año pasado hubo cuatro largos en la sección oficial a concurso, más otro filme y una serie fuera de la competición, y una proyección especial. En Nuevos Directores había cuatro largos, y otras cuatro producciones -en diversos formatos- en Tabakalera; en el Velódromo hubo dos películas y una serie, y otros dos filmes en Perlas. En 2017, tres a concurso, dos fuera de competencia y una proyección especial en la Oficial; un solo filme en Nuevos Directores; dos en el Velódromo, uno en Perlas y cuatro, más una serie, en Tabakalaera. José Luis Rebordinos, al acabar la presentación, comentaba a EL PAÍS: «Bueno, de momento hay menos cine español en este anuncio, pero habrá más cine español en la sección Made in Spain, con incluso premieres mundiales. En realidad, para mí lo llamativo está en la Oficial, donde solía haber cuatro filmes españoles. Y muchas veces se nos ha echado en cara esa cantidad, porque parecían muchas. Este año hemos encontrado tres muy claras, de todas las películas que hemos podido ver, y no había una cuarta que nos enamorara. Este trío, para mí, se complementa muy bien».

Como ya se había anunciado previamente, Penélope Cruz será la quinta intérprete española en recibir el premio Donostia y es además la imagen del festival. Según el director del festival, «habrá uno o dos Donostia más». Y explica: «Dependemos de rodajes internacionales para los movimientos de estrellas. Alguno puede, o no, que sea para un cineasta. Nos da miedo de que cuaje la idea de que siempre haya en cada edición uno para un cineasta especial, y no existe esa obligación. Tampoco será por obligación para un director: puede ser para un músico o un director de fotografía. En esta edición espero que haya un galardón para un artista fuera de los focos».




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: