Aunque la propia presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, asegura en público que no tiene «en mente» convocar elecciones, es una opción que llegó a plantearse hace unos meses y que, según fuentes del Gobierno regional, no se puede descartar por completo ante la amenaza de una moción de censura.

La noticia sobre un posible adelanto electoral en la Comunidad de Madrid ha vuelto a saltar a los medios este jueves y la han confirmado a Efe fuentes del Gobierno regional, que lo vinculan a la presión ejercida por el PSOE para presentar una moción de censura contra la presidenta.

Aunque señalan que en estos momentos la prioridad de Ayuso es otra, desde el Ejecutivo madrileño remarcan que, si la prioridad de otros amenaza la del Gobierno, (la presidenta) tiene potestad» para convocar elecciones anticipadas.

La propia Ayuso ha escrito esta mañana un tuit que no negaba por completo esta posibilidad.

«Lamento que hayan contado a algunos medios mi supuesta intención de convocar elecciones coincidiendo con las catalanas. Mi única preocupación es la vuelta al colegio, reforzar la sanidad madrileña y proyectos para reactivar la Comunidad que presido», ha señalado.

Sin embargo, horas después, en declaraciones a los medios, ha sido contundente al afirmar que no tiene «en absoluto en mente» una convocatoria adelantada de elecciones, «y menos en estos momentos» en los que la Comunidad de Madrid está «sorteando» diversas crisis a causa del coronavirus.

De esta forma, ha querido zanjar un rumor que viene de atrás y que ella misma llegó a confirmar a finales de junio, cuando reconoció públicamente que había sopesado convocar elecciones anticipadas, «no tanto por un problema con Ciudadanos (su socio de Gobierno), ni mucho menos», sino porque considera que para el PSOE «no existe ahora mismo otra misión» que «partir» su Ejecutivo.

El secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, lleva tiempo alentando otro fantasma, el de la moción de censura contra Ayuso.

Una opción que volvió a plantear el pasado martes, cuando incluso dijo que estudiarían ceder la Presidencia de la Comunidad de Madrid a Ciudadanos si ofrecían su apoyo.

Al igual que Ayuso, el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, de Ciudadanos, ha variado el tono de su discurso respecto a la posibilidad de un adelanto electoral y, en su caso, también sobre la posibilidad de apoyar una moción de censura contra la presidenta.

En junio fue tajante al ser preguntado en una entrevista por ambas cuestiones: «No estoy en esto, hay que estar centrados en gobernar y todo lo demás se lo dejo a los tertulianos», dijo.

El pasado miércoles, en la rueda de prensa del Consejo de Gobierno, reprochó al PSOE que planteara la posibilidad de presentar una moción contra Ayuso en medio de la pandemia, cuando «no ayuda nada a resolver los problemas reales de los ciudadanos».

«No me gustaría dedicar ni un minuto más a un asunto que no considero prioritario para los madrileños», declaró cuando los periodistas le preguntaron directamente si declinaría la oferta de los socialistas de dar la Presidencia de la Comunidad a Ciudadanos.

Este jueves, en cambio, ha sido más claro al escribir en Twitter que en la situación de pandemia actual sería «irresponsable» una moción de censura o un adelanto electoral.

El apoyo de Ciudadanos es clave para que una hipotética moción de censura impulsada por el PSOE saliera adelante.

La mayoría absoluta de la Asamblea de Madrid está en 67 diputados, y el bloque de la izquierda suma 64 (37 del PSOE, 20 de Más Madrid y 7 de Unidas Podemos).

Sin embargo, ni el adelanto electoral ni la moción de censura son en estos momentos opciones de peso para ninguna de las partes, ya que el propio Franco ha reconocido que no es el momento para impulsar esta iniciativa.

Su insistencia en el planteamiento parece más bien una forma de presionar a Ciudadanos, que lleva poco más de un año gobernando junto al PP de Ayuso en la Comunidad de Madrid con sonadas discrepancias.

El posible adelanto electoral, por su parte, es otra forma de presión por parte del PP hacia Ciudadanos y el resto de grupos, consciente de que no sería una opción popular en medio de la crisis del coronavirus ni deseable por el riesgo que supondría de pérdida de electorado.

En cualquier caso, el equilibrio entre estas dos opciones es muy fino ya que, según señala el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, la disolución de la Asamblea previa a una convocatoria electoral no puede coincidir en el tiempo con la tramitación de una moción de censura.

Sol Carreras




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: