Internacional

El extraño regreso a Corea del Norte de una desertora que ganó fama en el sur | Internacional


Captura del vídeo de Lim Ji-hyun. HANDOUT AFP | EPV

En el vídeo, la mujer se presenta como Jeon Hye-sung, su nombre original en Corea del Norte. Ataviada con un traje típico norcoreano y un pin en la solapa con la imagen de los fallecidos Kim Il-sung y Kim Jong-il, se somete a una entrevista junto a otro desertor que también retornó hace unos años.

Lim cuenta que decidió escapar a Corea del Sur, donde llegó a principios de 2014, “guiada por la fantasía de que allí podría comer bien y ganar mucho dinero”. Pero, según su relato, pronto se arrepintió de residir “en un país donde todo se juzga por el dinero” y donde estuvo “atormentada por el dolor físico y psicológico”. Tras trabajar “en bares y otros sitios”, explica, decidió volver voluntariamente a Corea del Norte porque echaba de menos a sus padres, con los que se reencontró el pasado junio. “Cada día en Corea del Sur era un infierno”, dice, con los ojos llorosos. En el vídeo no explica cómo logró volver a su país de origen.

La entrevistadora la inquiere además sobre su participación en varios programas de televisión en Corea del Sur. Lim había sido invitada varias veces en Club Moranbong, donde comentaba cómo fue su infancia y adolescencia durante la gran hambruna en el país, mostraba algunos de sus dotes aprendidos por el entrenamiento castrense en el Norte y hablaba, entre el humor y el drama, de la dinastía de los Kim. También se la vio en un programa de citas entre hombres surcoreanos y mujeres del país vecino.

“Calumnié y hablé mal de la República Popular Democrática de Corea [nombre oficial de Corea del Norte] porque así me lo ordenó la cadena de televisión”, dice la joven en este último vídeo. Entre lágrimas, alaba al actual líder del país, Kim Jong-un, y le agradece esta segunda oportunidad.

Las autoridades surcoreanas anunciaron este miércoles una investigación oficial sobre el caso, informa la agencia surcoreana Yonhap. La policía ha empezado a interrogar a algunos de sus conocidos en Seúl, donde vivió estos tres años y medio, y tiene previsto registrar sus movimientos bancarios así como su historial de llamadas para encontrar pistas sobre si decidió volver de forma voluntaria, fue coaccionada a hacerlo o directamente secuestrada. Según el periódico Korea Times, otros desertores norcoreanos en el sur especulan con que Lim fuera secuestrada por agentes norcoreanos cerca de la frontera entre Corea del Norte y China, adonde habría ido para tratar de ayudar a sus familiares a huir del hermético país.

El número de norcoreanos que han escapado del país en las últimas tres décadas y se han instalado en el sur se cuenta por miles, aunque el ritmo de deserciones ha ido a menos. Su adaptación es complicada porque tienen que asumir que difícilmente volverán a ver a sus familiares y se encuentran con una realidad completamente distinta de la que estaban acostumbrados. Para la inmensa mayoría, todo lo aprendido en Corea del Norte es insuficiente para sobrevivir en el sur. Algunos han dicho públicamente que les gustaría volver ante la incapacidad de habituarse a su nueva vida, mientras que otros han terminado suicidándose.

Según datos del Ministerio de Unificación surcoreano, desde el año 2012, solamente 25 han reaparecido en Corea del Norte. Todos ellos dijeron después, ya ante las cámaras del régimen, que lo habían hecho por voluntad propia.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment