Sólida y robusta, pero también incompleta. La obra del Espanyol se quedó minutos de ser expuesta en el museo de la Catedral de San Mamés. El esfuerzo hercúleo, solidario e inteligente, aderezado con momentos de enorme lucidez futbolística, no alcanzó para superar a un Athletic siempre pasional. Lució concentración, solidaridad y definición el equipo de Rubi, que gobernó el partido durante muchos minutos gracias a un gol de Ferreyra. Fue al final, cuando San Mamés más apretaba, cuando Raúl García empató el duelo para impedir el segundo triunfo esta temporada fuera de casa del Espanyol.

Los de Rubi fueron el equipo paciente y ordenado en defensa que se necesita para competir lejos de su estadio. Una cruz para los de Garitano, a los que les faltaron herramientas más allá de Muniain para encontrar el camino del gol durante muchos minutos. La valentía del técnico blanquiazul volvió a ser protagonista de manera positiva. No importaron las bajas, muy numerosas. Porque este Espanyol se ha convertido ya en un equipo competitivo en muchas de sus versiones.






Los artistas Granero y Melendo tallaron una obra repleta de trabajo a destajo

Naldo sustituyó a David López con mucho acierto y se postula como la pareja de Hermoso hasta final de temporada. También Ferreyra consiguió que los lamentos por la ausencia de Borja Iglesias fuesen mínimos.

Firme en sus principios sobre todas las circunstancias, en San Mamés Rubi apostó por un centro del campo más virtuoso que obrero. Eso sí, los artistas Granero y Melendo tallaron una obra repleta de trabajo a destajo, pero dotando de lógica colectiva a las salidas con balón.

El centrocampista del Athletic de Bilbao Raúl García (i) celebra con Kenan Kodro tras marcar ante el RCD Espanyol
(Luis Tejido / EFE)

La apuesta alumbró un gol tempranero de muy bella factura. El mejor Granero de la temporada se encontró con un balón perdido en campo rival. Su pase al área rezumaba olor a gol y Wu Lei volvió a sorprender. El jugador chino no habla castellano todavía pero entiende el juego como pocos. Se elevó en el área y en lugar de rematar cedió un pase atrás de cabeza para que Ferreyra fusilase a un impotente Herrerín.

El encuentro suponía una reválida para dos equipos en tierra de nadie pero con ilusiones europeas. Ambos con 33 puntos y con la mirada enfocada hacia esa sexta plaza que nadie parece merecer todavía. Por eso San Mamés levantó a su equipo de inmediato. El Athletic arrinconó rápidamente al equipo de Rubi en su área. Sin la claridad para encontrar espacios por dentro, su principal arma fueron los centros laterales, que el Espanyol controló.






Raúl García dio el zarpazo a tiempo

Fueron los peores minutos del equipo perico, que se desgastó en las coberturas para poder presumir de solidez defensiva. El primer disparo de los locales entre los tres palos no llegaría hasta el minuto 40. Susaeta probó con la zurda a Diego López, que reaccionó con facilidad sacando una mano enorme. La presión rojiblanca no encontraba premio por propia incapacidad, pero también por el orden que demostró en todo momento el Espanyol.

En el segundo tiempo mejoró incluso el panorama para los blanquiazules. Un Athletic desbocado comenzó a dejar demasiados espacios y Ferreyra y Wu Lei perdonaron el segundo gol. El chino dispuso de la ocasión más clara con un mano a mano que envió desviado de la portería de Herrerín.

Perdonó el Espanyol lo que no hizo el equipo local, que demostró su felinidad para dar un zarpazo en el único descuido. Ibai centró desde su banda y Raúl García peinó al segundo palo con un remate tan característico suyo como fabuloso. Aguantó el Espanyol el chaparrón de los últimos minutos para volver a sumar fuera de casa y alargar a seis partidos la racha sin perder.


Ficha técnica

Athletic, 1 – Espanyol, 1






Athletic: Iago Herrerín; De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri; Dani García (Beñat, m.63)), San José; Susaeta (Ibai, m.75), Raúl García, Muniain; y Williams (Kodro, m.46).

Espanyol: Diego López; Rosales, Naldo, Hermoso, Javi López; Marc Roca, Melendo (Pedrosa, m.85), Granero; Hernán Pérez (Víctor Sánchez, m.70), Ferreyra y Wu Lei (Puado, 60).

Goles: 0-1, m.9: Ferreyra. 1-1,m.81: Raúl García.

Árbitro: González Fuertes (Comité Asturiano). Mostró tarjeta amarilla a los locales Dani García (m.36), Iñigo (m.77), y a los visitantes Ferreyra (m.21), Mario Hermoso (m.24), Melendo (m.45), Granero (m.73), Víctor Sánchez (m.88).

Árbitro
VAR: Undiano Mallenco (Comité Navarro).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada de Liga, disputada en San Mamés ante 38.453 espectadores, según datos oficiales. Los jugadores del Espanyol saltaron al terreno de juego con camisetas de ánimo a su compañero David López, lesionado de gravedad en la última jornada.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: