Sergio Ramos lleva semanas en el centro de la polémica. De su tarjeta amarilla forzada que le impidió estar en la sorprendente eliminación del

Real Madrid
en la
Champions
a la bronca con

Florentino Pérez
una vez finalizado el partido, pasando por el manotazo a Messi en el clásico que enfureció al astro argentino.

El último episodio del central andaluz como protagonista se vivió el jueves en Valdebebas. Antes del entrenamiento y sin miembros del cuerpo técnico, Ramos ejerció de capitán y tuvo una dura charla con el resto de la plantilla. La información avanzada por El Partidazo de la COPE y El Transistor de Onda Cero aseguran que pidió implicación por parte de todos en las 12 jornadas de Liga restantes, a pesar de no tener prácticamente opciones de luchar por ningún título.






A los jugadores no comprometidos, Ramos les invitó a abandonar el barco y a que no jueguen más

Asimismo, pidió respeto para el cuerpo técnico encabezado por Solari -mientras siga siendo el entrenador- y profesionalidad hasta que termine la temporada, tanto los que gozan de más minutos como los que no los tienen. Los que no muestren su compromiso para subirse al barco, les invitó a que lo abandonen y no jueguen ni un minuto más.

Sólo Isco intervino en la dura charla para pedir disculpas después de negarse a ir en el autobús del equipo cuando supo que no iba convocado contra el Ajax. Abandonó la ciudad deportiva por su cuenta. Las diferencias entre el malagueño y Solari son conocidas, pero Ramos le insistió en que el grupo está por encima de las fricciones entre jugadores y entrenadores.












Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: