Cultura

El director George Miller demanda a Warner por las ganancias de ‘Mad Max: Furia en la carretera’ | Cultura


El creador de la saga cinematográfica Mad Max, George Miller, ha demandado al estudio Warner Bros por el adeudo de ganancias de la última entrega, Furia en la carretera (2015). Esta disputa judicial entre la productora del cineasta australiano, Kennedy Miller Mitchell, y la compañía de Hollywood se resolverá en la Corte Suprema de Nueva Gales del Sur (Australia).

El juez David Hammerschlag ha expuesto que el acuerdo para la realización de Mad Max: Furia en la carretera incluía que la productora de Miller recibiría un bono de siete millones de dólares (seis millones de euros) si “el costo final neto” de la película era menor de 157 millones de dólares (134 millones de euros), después de restar algunos gastos. Además, si en algún momento Warner Bros quería buscar inversores extra para la producción, el contrato especificaba que primero le haría la oferta a Kennedy Miller Mitchell.

“En los cálculos [de Warner Bros], Mad Max superó el presupuesto”, ha dicho el juez Hammerschlag. “Si estos cálculos son correctos, [Kennedy Miller Mitchell] no ha obtenido una bonificación”, ha aclarado el magistrado. La productora de Miller asegura que el estudio de Hollywood tomó varias decisiones que causaron cambios y retrasos en la película, lo que generó costos y gastos adicionales que Warner Bros “tomó erróneamente en cuenta en su exceso de presupuesto cálculo”. En ese sentido, alega la compañía productora, si esos costos se restan del monto final, “Mad Max entró por debajo del presupuesto”.

La productora también acusa a Warner Bros de pactar un acuerdo de cofinanciación del filme con RatPac Entertainment, del empresario australiano James Packer y del director estadounidense Brett Ratner. Sin embargo, el trato, que otorga el 12,5% de participación a RatPac, no fue ofertado antes a la empresa de Miller.

Los socios de la productora, Miller y Mitchell, se han declarado decepcionados porque “después del duro trabajo y del éxito de la película, el estudio haya fallado en el cumplimiento de sus obligaciones” para con ellos. “En pocas palabras, se nos deben importantes ganancias por un trabajo diligente y minucioso que abarcó más de 10 años en el desarrollo del guion y la preparación y tres años en la producción de la película”, han dicho a Fairfax Media. Ambos aseguran que pasaron un año intentando resolver el problema directamente con Warner Bros, pero que debieron recurrir al procedimiento judicial tras las negativas del estudio de Hollywood. Warner Bros se ha limitado a responder con una breve declaración: “Estamos en desacuerdo y nos defenderemos vigorosamente de estas acusaciones”.

Mad Max: Furia en la carretera fue aclamada internacionalmente por la crítica, ganó seis Oscar y consiguió recaudar 378 millones de dólares (324 millones de euros) de taquilla.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment