Ciudadanos puede sumar próximamente un nuevo abandono a sus filas. Y la baja volvería a afectar al equipo económico del partido, del que salió hace unas semanas el portavoz en el Congreso, Toni Roldán. Se trata del responsable de fiscalidad de Ciudadanos, el diputado por Madrid Francisco de la Torre, que se plantea abandonar la formación, según fuentes de su entorno.

De la Torre, que fue uno de los fichajes estrella de Albert Rivera para las elecciones generales de 2015 — iba como número dos en la lista por Madrid—, discrepa de la estrategia decidida por la cúpula de Ciudadanos en su negativa a cualquier entendimiento con el PSOE para la gobernabilidad del país. También acumula malestar por el desgobierno interno en el equipo económico y de programas tras la salida de Roldán.

Fuentes muy próximas al diputado confirman a EL PAÍS que la opción de dejar Ciudadanos está encima de su mesa, aunque aún no ha tomado la decisión ni la ha comunicado a los órganos del partido. El parlamentario considera que Ciudadanos tendría que dejar una puerta abierta al PSOE para favorecer «la estabilidad de España» y no rechazar de partida, como ha hecho Albert Rivera, reunirse con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. «No deberíamos dar un portazo antes de empezar», trasladan en su entorno.

El diputado cree que Ciudadanos debería recuperar su vocación centrista y que la opción de gobierno más beneficiosa para el país dados los resultados electorales es la de un acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos. No obstante, no votó a favor de la propuesta que forzó Luis Garicano, jefe de filas en Europa, en la ejecutiva el pasado 24 de junio para abrir una vía de diálogo con el PSOE. No lo hizo porque consideraba, según fuentes de su entorno, que era «un disparate» celebrar una votación «en un momento de presión como aquél el mismo día de la salida de abrupta de Toni Roldán». También porque «el PSOE no ha hecho ninguna oferta» a Ciudadanos y variar su rumbo «gratis no tenía sentido».

Pero su posición da muestras de que, aunque Rivera salvó la votación con una abrumadora mayoría a su favor —24 votos a su favor, 4 en contra y tres abstenciones— hay más dirigentes de la cúpula de los que votaron contra la estrategia que también dudan de ella. En las últimas semanas, Ciudadanos ha sufrido un reguero de dimisiones: la más sonada fue la de Toni Roldán, exportavoz económico del partido en el Congreso y miembro de la ejecutiva permanente, que presentó su renuncia con una dura crítica al rumbo marcado por Rivera. “Los costes de la estrategia de Ciudadanos son demasiado altos para España”, dijo en su discurso de despedida. A él le siguió el eurodiputado Javier Nart, que abandonó la ejecutiva ese mismo día aunque no su escaño ni el partido, y el líder en Asturias, Juan Vázquez. Tras ellos, este pasado domingo anunció su marcha otro miembro de la dirección: el exlíder en Baleares y padre intelectual del partido, Xavier Pericay.

El responsable de fiscalidad de Ciudadanos, Paco de la Torre, sería la quinta baja de decidir su marcha. En el diputado también pesa la dimisión de Roldán y la crisis en la reorganización de las carteras que este ocupaba: la de programas y la dirección económica, junto con Luis Garicano. De la Torre, que se incorporó al partido de la mano de Garicano, no tiene claro cuál es su papel en las área de programas y económica, porque el partido aún no ha comunicado quién asume las responsabilidades que ha dejado vacantes Roldán.

Exsecretario de la organización de Inspectores de Hacienda, De la Torre podría volver a su puesto en la Agencia Tributaria, que dejó temporalmente en su salto a la política en 2015.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: