El Madrid atraviesa días convulsos. Sin objetivos por los que luchar esta temporada salvo clasificarse para la Champions, el club ha empezado ya la planificación de la próxima temporada. En la zona noble del Bernabeu se suceden las reuniones en las que se valora mantener a Solari o cesarlo de forma inmediata para que ya no se sienta en el banquillo de Zorrilla el domingo. Ayer por la tarde debatían los pros y los contras Florentino Pérez y el director general, José Ángel Sánchez. Lo único que actuaba a favor de Solari era lo complejo de encontrar un sustituto tan rápido. De llegar el argentino al partido en Valladolid, un mal resultado sí que podría precipitar su suerte con una semana por delante.





Florentino Pérez maneja ahora mismo dos alternativas que no pueden ser más diferentes, lo que refleja a la perfección los bandazos de un club sin secretaría técnica y llevado de forma presidencial. Zinedine Zidane y José Mourinho son los que están en primera línea del casting de entrenadores. El francés sería la primera opción con la idea de empezar en julio y que Solari termine como sea la temporada. Un despido de Solari ipso facto favorecería la opción de Mourinho, quien parece dispuesto a coger el club ya mismo.


Real Madrid

Zidane solución de consenso

La solución de Zidane es la de consenso, la favorita de la afición y de la mayoría de la plantilla. En este caso la operación renove del vestuario la realizaría el club y Zidane se encontraría ya sin jugadores que no quiere, como Gareth Bale, al que pidió vender el pasado verano y nadie le hizo caso, lo que fue uno de los motivos de su espantada.

La vuelta de Zidane implicaría también que seguirían los que fueron su guardia pretoriana y ahora tienen pie y medio fuera del club, como Keylor Navas, Isco, Kroos o Marcelo. El problema con respecto a Zidane es que nadie sabe muy bien si el francés estaría dispuesto a coger el equipo este próximo junio. Su idea era volver al club, pero no tan pronto. A favor de su regreso cuenta que vive en Madrid, sus hijos juegan en el club y se cree en deuda con Florentino Pérez porque apostó por él cuando no tenía ningún caché como entrenador.


Real Madrid

Mourinho, solución traumática






La opción de Mourinho sería mucho más traumática. No le importaría venir ya mismo y en este caso sería él quien tendría carta libre para las altas y las bajas en la plantilla. La limpia sería bastante más grande. El problema es que Mourinho es cualquier cosa menos un hombre de consenso y su vuelta despierta todo tipo de recelos. Para Florentino, es el entrenador ideal para meter en cintura a un grupo descarriado, pero es consciente de que ahora mismo el club necesita unidad y no a nadie que aún lo
fraccione más. A favor de Mourinho contaría que a Florentino Pérez le gusta la alternancia entre la
mano dura y la mano blanda. Pellegrini-Mourinho; Ancelotti-Rafa Benítez; Zidane-Lopetegui-Solari. Ahora tocaría la mano dura.

De no tomarse la decisión pronto, a medida que pasen las semanas entrarían en escena en el casting otros técnicos según la temporada se aclare para ellos, casos de Klopp, Pochettino o Allegri.

En esas, ayer se supo de un rifirrafe serio en el vestuario blanco al término del Madrid-Ajax del pasado martes. Florentino Pérez recriminó a sus jugadores por su “temporada vergonzosa” y amenazó con echar a Sergio Ramos: “Pues me pagas y me voy”, le contestó el capitán y líder de los blancos.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: