Sucede que cuando las esperas informativas se alargan más allá de todo lo previsto, como en esta cumbre del clima de Madrid, entre los periodistas comienzan a circular a veces historias disparatadas que no están destinadas a la audiencia, sino a aliviar el tedio y a mantener el nivel de atención.

Por ejemplo, alguien podría llegar a la zona de prensa de esta cumbre y decir que ha visto al actor Bill Murray grabando un directo para la televisión, micrófono en mano, en uno de los pasillos de los pabellones que han albergado esta COP25. Sí, esa que tendría que haber concluido el viernes pasado, pero que aún prosigue este domingo en busca de un acuerdo que se resiste.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: