Si hay alguien que ha vivido como en una montaña rusa esa ha sido la cantante Britney Spears. La princesa del pop, a sus 37 años, ha vivido varios altibajos emocionales y crisis públicas con un solo denominador común: tras el escándalo vuelve a escena
Stronger than yesterday
(con más fuerza) con nuevos proyectos artísticos que la avalan y la mantienen en el título que se ganó desde muy temprana edad. Tras anunciar hace dos meses que se retiraba “indefinidamente” de la música, esta semana se ha conocido la noticia de que la estadounidense está ingresada de nuevo en una clínica de salud mental, esta vez por la angustia que le han provocado los problemas de salud de su padre.





Un bache más en el camino de Brintey que ella ha explicado así en su Instagram: “Enamórate de cuidar de tu mente, cuerpo y espíritu. Todos necesitamos tomarnos tiempo para un poco de ‘tiempo para mi’”. Precisamente fue su padre, James Spears, quien la ayudó en el momento más oscuro de su vida, entre 2007 y 2008, coincidiendo con su divorcio del bailarín Kevin Federline. James es aun el tutor legal de la artista desde el momento en que fue ingresada por dictamen de un juez en un centro de salud mental en 2008. Para entonces ella ya era madre de sus dos hijos, Sean Preston y Jaden James Federline, que tuvo con su primer marido y de quienes perdió la custodia en el mismo episodio que fue internada.




La imagen de Bitney Spears
rapándose la cabeza ella misma el 16 de febrero de 2007 en una peluquería dio la vuelta al mundo y se ha convertido en un icono de la cultura pop. Días después de esa sonada escena la artista protagonizaba otra, esta vez luchando contra los paparazzi con un paraguas aun irreconocible por su sonado cambio de look.





Este comportamiento provocó su ingreso voluntario en un centro de rehabilitación en el que permaneció menos de un mes, en ese momento era algo anunciado. Tras la terapia Britney volvió al trabajo y publicó una carta pidiendo perdón: “Estaba tan perdida. Realmente llegué al fondo. Hasta el día de hoy no creo que fuera alcohol o depresión. Era como un niño malo corriendo con hiperactividad. Tuve un mánager de hace mucho tiempo que venía e intentaba dirigirme la vida después de mi divorcio”.

Brintey Spears se rapa la cabeza frente a los paparazzi en 2007.
(MBF / Sasha / Cooper / BROZ / X17online / X17agency.com / ©KORPA)

El mismo año en noviembre, y aun con problemas con su ex marido por la custodia de sus hijos, Brintey Spears lanzaba Blackout
–se traduce como apagón o pérdida del conocimiento–, para muchos su mejor álbum de estudio y, según apuntó Rob Sheffield en la revista Rolling Stone en 2017, el álbum posiblemente más influyente en la industria de la música pop. Los múltiples problemas personales de Britney y su conocida actuación en los premios MTV en la que se la veía desorientada e incapaz de seguir la coreografía no consiguieron eclipsar el éxito de ese álbum, su imagen sí se vio dañada y durante algunos años ha sido recordada por sus excesos.





Pero lo peor estaba por llegar. En enero de 2008 la cantante se negó a que sus hijos regresasen con su padre tras una visita. La policía se presentó en su casa y consideró que la cantante estaba bajo los efectos de una sustancia ilegal, algo por lo que fue internada en el hospital psiquiátrico, su número de paciente era el 5140. En ese momento fue en el que Britney, a sus 27 años, quedó bajo la tutela legal de su padre hasta el día de hoy.

Durante la última década hemos asistido al renacer de la artista. Los vídeos de sus ejercicios en Instagram, la gira mundial Britney: Live In Concert y la anunciada segunda residencia de conciertos en Las Vegas apuntaban a que la artista seguía en plena forma. El anuncio de que se retiraba “indefinidamente” y la noticia de este nuevo ingreso han parado de nuevo su carrera, pero está claro que si Brintey pudo con 2007 volverá One more time (otra vez).

Britney Spears durante la entrega de premios GLAAD Media en 2018.
Britney Spears durante la entrega de premios GLAAD Media en 2018.
(Chris Pizzello / GTRES)









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: