Uno de los mayores retos del Automobile Barcelona es apoyar la transformación del sector. Y mientras las diferentes marcas aprovechan el salón para presentar sus prototipos, el certamen también enfoca el futuro de la automoción de una manera más teórica mediante el libro Six memos for the future of auto-mobility, editado por Fira de Barcelona y el Automobile y presentado durante el salón. La obra es una suerte de decálogo, de hoja de ruta sobre el futuro de la automoción. Es fruto del trabajo de unas jornadas de innovación colaborativa dirigidas por el profesor de la Universidad de Harvard Maurizio Travaglini, en las que participaron 25 profesionales de ámbitos muy diferentes pero ninguno de ellos relacionado con el sector.





El libro aborda diferentes retos como la irrupción del coche eléctrico, la urbanización de megaciudades, los interrogantes éticos de la inteligencia artificial, la eliminación de combustibles contaminantes y la necesidad de universalizar los avances. Además, realiza seis recomendaciones: “Abandonar tecnologías contaminantes, experimentar sin temor al fracaso, democratizar las innovaciones, más transparencia, facilitar la interacción entre ­opiniones y propuestas y, sobre todo, acelerar estas transformaciones impulsando la investi­gación”, según relataron sus creadores.


Automobile

Volkswagen expone algunos de los nuevos vehículos de la gama ID, eléctricos puros que pueden ser autónomos

“Impulsar la innovación forma parte del ADN de Fira y por eso es una satisfacción contribuir a la evolución de un sector clave haciendo entrega a sus representantes de este documento con la esperanza de que sea útil en el proceso de transformación”, expuso el presidente de Fira, Pau Relat. Por su parte, el presidente del Automobile, Enrique Lacalle, agradeció a un “grupo de tan alto nivel” el esfuerzo que han hecho para “redactar un documento sobre la movilidad del futuro, algo muy importante para el sector de la automoción”.

Mientras tanto, en los salones del recinto ferial de Montjuïc se pasa de la teórica a la práctica. Diferentes marcas vuelven a confiar en Barcelona para mostrar sus prototipos, los coches que circularán en el futuro.

Enrique Lacalle (izq.), presidente del Automobile Barcelona, y Pau Relat (centro), presidente de Fira de Barcelona, han presentado el decálogo ‘Six memos for the future of auto-mobility’
(.)

Uno de los que están generando más expectación entre el público es el Renault EZ-GO, que con una estética futurista es un vehículo robotizado dedicado a la movilidad urbana. Sin chófer y 100% eléctrico, se limita a los 50 km/h y se proyecta como alternativa a los turismos particulares y al transporte público. Tiene capacidad para seis personas, que podrán reservar el servicio a través de una aplicación móvil o en una estación. “Es un autónomo compartido”, define David Romero, expositor de Renault. Utiliza tecnologías “ya existentes” en el transporte de mercancías. Se espera que se ponga en marcha dentro de “aproximadamente una década”, cuenta Romero.





Más cercana está la estrena de la nueva familia de vehículos Volkswagen, los ID, también eléctricos puros. “La plataforma es nueva. No pensamos en una adaptación del vehículo clásico, sino que están ideados desde el punto de vista eléctrico”, revela José Ramón Oller, asesor de la firma alemana. “Toda la base del vehículo son baterías, de esta manera ganamos autonomía, mejoramos la refrigeración y ganamos espacio al no tener que reservar uno para el motor”, agrega Oller.

En Barcelona se puede descubrir el ID Crozz, el modelo SUV de esta nueva familia que se pondrá en venta en el 2021. “Tiene dos motores eléctricos, uno adelante y otro en la parte detrás. Ganamos ligereza y espacio”, describe el portavoz de Volkswagen. Tendrá entre 200 y 300 caballos de potencia y está preparado para la conducción autónoma. “El volante se puede guardar”, resuelve Oller. A su lado se expone la ID Buzz, una recreación de las clá­sicas furgonetas hippies adaptada también a la electrificación y a la conducción autónoma. Se comercializará a partir del 2022.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: