Imagen promocional de la campaña en su sitio web. En el vídeo, el anuncio con dos actores haciendo de actores porno. EPV

Una pareja desnuda toca al timbre de la casa. Abre una mujer en albornoz y se queda de piedra al ver sin ropa a los visitantes. «Somos Sue y Derek. Estamos aquí porque tu hijo nos acaba de ver en Internet, ya sabes, para mirarnos», le comentan a la señora que, estupefacta, llama inmediatamente a su hijo. «Ya sabes, en su portátil, el iPad, la PlayStation, su móvil, el tuyo, la tele. En fin, nosotros actuamos para adultos, pero es que tu hijo es solo un crío». Así comienza un original anuncio de una campaña publicitaria del Gobierno de Nueva Zelanda que pretende que las familias estén alerta de los contenidos que sus hijos consumen en la Red.

En el anuncio, el niño en cuestión baja las escaleras con su portátil y un cuenco de comida, y se queda de una pieza al ver a los dos actores porno. El cuenco cae al suelo. «Quizá no sepa cómo son en realidad las relaciones. Nosotros ni siquiera hablamos de consentimiento, ¿verdad? No, nos metemos en faena directamente», comenta la actriz. «Yo nunca actúo así en la vida real», añade el actor. 

«Es normal que los jóvenes sientan curiosidad por el sexo», recoge la página web de la campaña. «La mejor manera de apoyarlos es abordar conversaciones abiertas y sinceras sobre lo que pueden encontrar y hasta qué punto eso es diferente del sexo y las relaciones reales».

La madre del anuncio se dirige entonces a su hijo. «Parece que ha llegado el momento de tener una charla sobre las diferencias que hay entre lo que ves en Internet y las relaciones en la vida real. Sin juzgar a nadie», le comenta en un tono firme pero sosegado. «Muchos niños miran Internet para aprender sobre sexo», se le oye decir a una voz en off. «Que el sexo real lo sea también en Internet», añade.

Los autores de la campaña, de la agencia Motion Sickness, se han mostrado «deslumbrados» por la respuesta que ha recibido. «Obviamente los problemas a los que nos referimos en la campaña son cuestiones sensibles, así que ver que ha sido tan bien recibida por los padres es algo increíble», asegura un miembro del equipo, Sam Stuchbury. Otra de las creadoras de la campaña, que ha producido otros vídeos para combatir el bullying, Hilary Ngan Kee, ha señalado que «los padres se enfrentan a sus peores pesadillas en la red, en el mismo tranco de la puerta. Pero lo más importante es que permanezcan tranquilos, sosegados y serenos». 




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: