Las previsiones han saltado por los aires. Los presupuestos ya son papel mojado. La crisis del coronavirus ha arruinado antes de acabar el primer trimestre los planteamientos que las empresas se habían hecho para todo el ejercicio.

Las empresas aún esperan que el parón de actividad provocado por el Covid-19 pase lo antes posible, pero son conscientes de que el daño ya está hecho. En mayor o menor medida, la pandemia dejará cicatrices en las cuentas de las empresas del Ibex de este año y en su estrategia para el futuro.

El impacto es desigual, pero grave en todos los casos. La principal razón es el frenazo en el crecimiento económico en todo el mundo, que puede convertirse incluso en recesión en la eurozona. Y ese daño a la actividad llega prácticamente a todos los sectores, de modo que no hay empresa inmune al virus.

Con todo, el impacto es especialmente severo en algunas de las compañías del Ibex 35. El turismo y los viajes son los sectores donde el efecto inmediato está siendo más demoledor.

En el Ibex 35 hay cinco compañías directamente afectadas por esa caída de los viajes: IAG, Meliá, Amadeus, Aena y, en menos medidas, Ferrovial. Los representantes de los trabajadores de Iberia y Vueling, ambas de IAG, están avisados sobre la más que posible activación de un considerable recorte en la producción debido al impacto del coronavirus en la demanda, al tiempo que se lleva días reprogramando rutas.

La cancelación de vuelos con China y con Italia y la caída de la ocupación en el resto está provocando la cancelación de miles de vuelos por parte de todas las compañías. Amadeus, el líder en la gestión de reservas, está sufriendo de forma directa el impacto.

Aeropuertos

Esas cancelaciones dañan de paso a los operadores aeroportuarios. Los planes de crecimiento de Aena en Asia se ven desbaratados y la compañía no fue capaz de hacer previsiones que contemplen el impacto del coronavirus, que se espera severo a corto plazo. A Ferrovial le afecta en la medida en que gestiona Heathrow y varios aeropuertos regionales británicos, que ya han experimentado una gran caída del tráfico.

Sin movilidad ni viajes, no hay turismo ni demanda hotelera. Meliá está sufriendo ya un fuerte impacto en China (donde su presencia es menor) y en Italia (un mercado muy rentable), pero la gran amenaza es si la caída de reservas golpea de lleno a España, México y República Dominicana.

Ante la previsión de un frenazo en la economía mundial, la demanda de materias primas y con ella los precios se han desplomado. Arcelor y Acerinox sufren ese deterioro cíclico. El crudo sufrió el lunes su mayor caída en casi 30 años, agravada por la guerra de precios declarada por Arabia Saudí. Ese hundimiento condiciona el plan estratégico de Repsol y sus promeesas de retribución al accionista, dependiendo de si la caída de precios es temporal o duradera.

A su vez, el abaratamiento de los hidrocarburos lso hace más competitivos frente a la producción renovable. Eso puede castigar a Siemens Gamesa, pero indirectamente también a Acciona, Iberdrola, Naturgy y Endesa. las eléctricas, además, pueden sufrir por la caída de la demanda y de los precios, al igual que los operadores del sistema, Red Eléctrica y Enagás, algo más protegidos.

Bancos

En el caso de los bancos, la prolongación de un escenario de tipos de interés ultrabajos y el deterioro económico son las grandes amenazas a la rentabilidad y la solvencia. El frenazo económico puede aumentar la morosidad y elevar la necesidad de provisiones, erosionando el capital.

Los bancos esperan algún alivio por parte de las autoridades monetarias. En los casos de Santander y BBVA, la debilidad de algunas divisas emergentes puede pasar factura cambiaria y en el de Bankia, la caída de la cotización hace inviable pensar en la privatización.

Las operaciones corporativas quedan también condicionadas por el nuevo escenario. así ocurre con la escisión de Línea Directa por Bankinter, la venta del negocio de servicios de Ferrovial o con la reordenación estratégica de Telefónica, que se ha atrevido sin embargo a dar un paso al frente para comprar los móviles de Oi.

La caída del consumo y los problemas de oferta frenarán el crecimiento de Inditex, afectada en China y en Italia, dos de sus principales mercados.

Así afecta la crisis sanitaria a cada una de las empresas del Ibex 35:

Acciona limita el impacto al retraso en la puesta en marcha de dos instalaciones

Acerinox apunta a la incertidumbre en la industria siderúrgica

ACS descarta daños en sus beneficios aunque Abertis está expuesta a Italia

Aena ve frustrada a corto plazo su ofensiva para captar tráfico en Asia

Amadeus reconoce que el alcance del brote en la industria de viajes es una incógnita

Los títulos de Arcelor se resienten ante la caída del precio del acero

El brote amenaza la recuperación de Sabadell tras superar la crisis de TSB

La cotización a la baja dificulta más la privatización de Bankia

Bankinter, ante la escisión de Línea Directa

BBVA blinda su plantilla antes de la junta para mantener su actividad operativa

CaixaBank, a la espera del impacto del virus en la economía

Cellnex confía en cerrar la compra de Arqiva en los plazos

La realidad se impone a CIE Automotive

Colonial resiste por la fortaleza de sus activos

Enagás afirma que su actividad se mantiene sin cambios: “No hay caída en el consumo de gas”

Ence sufrirá por la caída de los precios de la celulosa

Endesa cancela todos los viajes y contactos con la italiana Enel

La gestión de hospitales y las operaciones en Heathrow, en el foco de Ferrovial

Los métodos para detectar el Covid-19 no evitan las caídas de Grifols en Bolsa 

IAG prepara a sus plantillas para un recorte de producción y medidas de ajuste

El brote abarata la producción de energía fósil y amenaza con golpear a Iberdrola

Inditex pierde 26.000 millones en Bolsa en 20 días y se arriesga al menor alza de ventas trimestral

Indra se prepara ante un potencial impacto en el negocio de los servicios por el Covid-19

Mapfre teme más a los tipos cero que a la propia epidemia 

La sacudida sorprende a MásMóvil con la compra de Lycamobile abierta 

Mediaset teme la caída de publicidad por el Covid-19 

Meliá diseña un cortafuegos para blindar España, México y República Dominicana 

La alta ocupación de activos tranquiliza a Merlin

Naturgy se enfrenta a una caída de la demanda del GNL

Red Eléctrica, pendiente del cambio en los hábitos de consumo

Repsol elabora un nuevo plan estratégico marcado por el virus 

La diversificación geográfica, un arma de doble filo para Santander

Siemens Gamesa se apunta a la monitorización continua

La crisis castiga a Telefónica en plena reorganización estratégica

Viscofan mantiene su producción en China

Teletrabajo y reorganización interna

Medidas especiales. El coronavirus no solo tendrá impacto en las cuentas de resultados de las empresas y en el cumplimiento de sus previsiones y de sus planes estratégicos, sino que ha alterado de forma drástica el día a día de las empresas. El teletrabajo, la cuarentena de las personas contagiadas y de sus contactos cercanos, la supresión de reuniones, la cancelación de viajes y las medidas de flexibilidad para la plantilla han sido la pauta habitual en la mayoría de las empresas.

Bancos. El Mecanismo Único de Supervisión (MUS) dependiente del Banco Central Europeo (BCE) exigió a los bancos que tuvieran a su disposición planes de contingencia ante un eventual agravamiento de la situación. Algunos bancos han optado por separar y trasladar a personal crítico para protegerlo.

Juntas. Bancos y empresas están dando pasos para facilitar la participación telemática y desincentivar la presencia física en las juntas de accionistas, suprimiendo los tradicionales regalos o cócteles, por ejemplo. La CNMV apoya esa práctica. BBVA, Santander, Naturgy, Iberdrola y Bankinter están entre las empresas que han recomendado no asistir físicamente a las juntas.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: