El Tribunal Constitucional ha suspendido este martes parte de las últimas resoluciones del Parlament de Cataluña que insisten en la autodeterminación y ha advertido de nuevo al presidente de la Cámara autonómica, Roger Torrent, y al resto de miembros de la Mesa de que pueden incurrir en responsabilidades penales si siguen dando curso a iniciativas para la independencia. El tribunal no ha accedido, de momento, a la petición del Gobierno de poner en manos de la Fiscalía estos acuerdos del legislativo catalán. Torrent ha respondido poco después de conocerse la decisión: «Nos mantenemos en defensa de la libertad de expresión».

Según han confirmado fuentes jurídicas, el tribunal ha admitido a trámite los incidentes de nulidad presentados por el Gobierno contra dos acuerdos de la Mesa del Parlament del 22 y 29 de octubre, en los que la Cámara catalana reiteraba la defensa del derecho de autodeterminación, la reivindicación de la soberanía del pueblo de Cataluña para decidir su futuro político y la reprobación del rey Felipe VI, y contra el acuerdo de la Mesa de 29 de octubre que rechaza las solicitudes de reconsideración de Ciudadanos, el PSC y el PP. El Parlament, que tiene convocado un pleno los próximos 12 y 13 de noviembre, no tiene fecha fijada para debatir esta propuesta de resolución.

El tribunal también ordena al Parlamento de Cataluña que, en un plazo de tres días, remita el acta de la sesión de la Mesa del 22 de octubre, así como los informes y documentos relativos a ese acuerdo de la Cámara. También deberá enviar el acta de la Mesa del 29 de octubre junto con los informes, si existen, sobre la resolución en la que se desestimó la solicitud de reconsideración de los partidos constitucionalistas.

Las providencias dictadas por el tribunal suponen también la suspensión automática de los acuerdos impugnados por el Gobierno, en cumplimiento del artículo 161.2 de la Constitución. Según las fuentes, el tribunal, por el momento, no pone el caso en manos de la Fiscalía para exigir posibles responsabilidades penales por estas iniciativas parlamentarias, como le había pedido el Gobierno. El Ejecutivo insiste en que la admisión a trámite por la Mesa del Parlament de una propuesta de Junts, ERC y la CUP sobre estos asuntos contraviene sentencias ya dictadas por el Tribunal Constitucional en 2015 y en años posteriores.

El Consejo de Ministros acordó el pasado jueves volver a acudir al Constitucional al entender que estas últimas resoluciones incumplen dos providencias que dictó este órgano el 10 y el 16 de octubre, en las que ya advirtió al presidente de la Generalitat, Quim Torra, al presidente del Parlament, Roger Torrent, y a cada uno de los miembros de la Mesa del Parlament de “las eventuales responsabilidades, incluida la penal, en las que pudieran incurrir” si se ignoraban estas resoluciones.

Torrent ha comparecido poco después en rueda de prensa para lamentar que el Constitucional, a su parecer, intente limitar la libertad de los diputados para debatir sobre la monarquía o el derecho a la autodeterminación a cuyo favor el Parlament ha aprobado resoluciones desde 1989. «Nos mantenemos en defensa de la libertad de expresión y de la libertad política y aunque se advierta al presidente o a la Mesa de que censure esos debates, las opiniones que tienen los ciudadanos no van a desaparecer», ha dicho.

El republicano ha afirmado que todavía no se sabe cuándo se elevará al pleno la resolución, pero ha avanzado que ni él ni la Mesa lo van a impedir. «Al contrario, lo defenderemos», ha reiterado. Torrent ha deslizado que es consciente de que se está celebrando una campaña electoral pero ha afirmado que el Gobierno y el PSOE tienen que afrontar más tarde o más temprano la existencia de un conflicto político. «El Gobierno tenía la oportunidad de sacar el conflicto de los tribunales y volver a la política pero ha seguido la senda de Rajoy e incluso la ha superado», ha dicho.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: