La mayoría absoluta en el Congreso de esta XIII Legislatura no se alterará: 176 escaños sobre un total de 350. La suspensión de los cuatro diputados independentistas catalanes no tendrá efectos sobre el cómputo de los escaños para las votaciones en la Cámara baja. Así lo ratificará este miércoles la Mesa del Congreso después de que el informe solicitado a los letrados de la Cámara vaya en esa dirección. La Mesa concluirá pues que los diputados suspendidos no dejan de ser parlamentarios electos «ya que se les priva del ejercicio pero no de la titularidad del cargo».

Por tanto, la mayoría absoluta en el Congreso seguirá en 176 diputados, según ha adelantado la agencia Colpisa y ha podido confirmar este periódico. De esta manera, Pedro Sánchez no podrá  obtener mayoría absoluta en la primera votación de su investidura como presidente sin el apoyo de algunos parlamentarios independentistas. En segunda vuelta le bastaría una mayoría simple. La fecha de la votación aún no está fijada.

La Mesa estudiará detalladamente este miércoles el informe encargado al secretario general del Congreso por la vicepresidenta tercera, Ana Pastor, y avalado por el resto de los miembros de ese órgano de dirección de la Cámara baja. La nueva presidenta, la socialista Meritxell Batet, respaldó por su parte la solicitud del dictamen jurídico de los letrados, aunque ya de antemano los representantes de Ciudadanos habían considerado que de ninguna manera la suspensión de los diputados independentistas electos, Oriol Junqueras, de ERC, y Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez, de Junts per Cataluña, podrían alterar el cómputo de las votaciones y mucho menos favorecer la investidura de Sánchez.

La determinación del cómputo de la mayoría absoluta había provocado dudas por la situación de los diputados electos presos y era relevante porque podría haber variado la cifra necesaria para investir al nuevo presidente del Gobierno de 176 diputados a 174.

El informe de los letrados añade un párrafo explicativo en sus conclusiones: «De acuerdo con los precedentes, la situación de suspensión de un diputado en sus derechos y deberes debe diferenciarse de la no adquisición de la condición plena, así como de la pérdida de dicha condición. Por ello debe entenderse que los diputados suspendidos mantienen la condición de miembros de la Cámara y, en consecuencia, deben computar a efectos de su composición fijada en 350 desde el día de su constitución, no afectando así al número de votos requerido para alcanzar la mayoría absoluta (176) y al resto de las mayorías especiales que establezca la Constitución, las leyes orgánicas o el Reglamento del Congreso».

En el caso de Oriol Junqueras, la situación es diferente dado que al haber concurrido a las elecciones europeas necesariamente su escaño en el Congreso pasa al siguiente en la lista de su partido. No se puede ser al mismo tiempo diputado en el Congreso español y eurodiputado en el Parlamento Europeo. En estas primeras semanas, y hasta que se aclare su situación y si puede tomar posesión de su acta el 17 de junio en Bruselas, Junqueras forma parte del Grupo Mixto del Congreso. ERC presentó un primer escrito ante la Mesa del Congreso en el que le incluía pero luego tramitó otro solo con 14 parlamentarios y sin Junqueras, que pasó a quedar inscrito automáticamente en el Mixto.

Junts per Cataluña, sin embargo, todavía no ha aclarado si relevará a los tres diputados electos que están en prisión preventiva y en plena fase final del juicio que se sigue en el Tribunal Supremo por su implicación en actos presuntamente ilegales del proceso separatista. Esta formación nacionalista catalana también intentó que le permitieran tener grupo propio pero la Mesa del Congreso lo frenó porque no cumplían los requisitos que establece el reglamento. JxCat recurrió esa decisión y, hasta que no se resuelva el recurso, no se les incluirá formalmente en el Mixto.

 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: