Tom Perez, presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC), ha solicitado este jueves al partido que recuente los votos de los caucus de Iowa tras el caótico procedimiento del lunes. Tres días después de las asambleas vecinales que dan el puntapié a las primarias para elegir al candidato presidencial, aún no se conoce el resultado final. Perez publicó en su cuenta de Twitter “ya basta”. El bochornoso sistema de conteo, cuyo fallo ha sido atribuido a una nueva aplicación que se utilizó para recolectar la información e “incongruencias” en el escrutinio, ha impedido conocer al vencedor en el Estado emblema del ciclo electoral. Con el 97% escrutado, hay un empate técnico en los porcentajes de delegados del alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, y el senador por Vermont Bernie Sanders. En voto popular, sin embargo, lidera el socialista, que se ha autoproclamado ganador.

«A raíz de los problemas que han surgido en la implementación del plan de selección de delegados [sistema de votación para asignar a un ganador], y para asegurar la confianza de la gente en los resultados, pido al Partido Demócrata de Iowa que comience inmediatamente un recuento», ha dicho este jueves Perez. La solicitud a la formación ha llegado en el momento en que el margen entre Buttigieg (26,2%) y Sanders (26,1%) se encontraba en su mínimo. El 3% de los votos que aún faltan por escrutar serán los que definirán el resultado final.

El ganador del caucus se elige mediante un sistema proporcional entre el número de votos populares y el de delegados (representantes elegidos en los centros de votación). Pese al recuento solicitado por Perez, Sanders se autoproclamó vencedor. «Quiero agradecer a la gente por la gran victoria que nos dieron en las asambleas de Iowa el lunes por la noche», ha dicho. El veterano socialista ha asegurado en Twitter que tiene una ventaja de 6.000 votos, un número que representa un «margen decisivo de victoria». 

Con el escrutinio casi completo, el tercer lugar lo ocupa la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren (18,2%), el cuarto lo obtiene el vicepresidente Joe Biden (15,8%) y el quinto, la senadora por Minnesota Amy Klobuchar (12,2%). Mientras el caos continúa en Iowa, los candidatos están volcados en la campaña por las primarias de Nuevo Hampshire, que tendrán lugar el martes 11 de febrero. Hasta ahora, Sanders lidera los sondeos, pero Buttigieg le sigue cada vez más de cerca.

El Partido Demócrata informó el martes que la falla de la aplicación se debió a un “problema en la codificación” ya identificado. Sin embargo, aún no se conoce el resultado final. El periódico The New York Times ha publicado este jueves que, según un análisis propio, encontraron inconsistencias e incongruencias en «más de 100 vecindarios», ya sea por falta de datos o porque los resultados obtenidos «no eran posibles bajo las complejas reglas de los caucus de Iowa».




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: