Internacional

El Comité de Inteligencia del Senado critica la laxitud del FBI y los servicios secretos ante la injerencia rusa | Estados Unidos


Donald Trump no colaboró en la trama rusa. El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, bajo control del Partido Republicano, hizo público hoy su informe definitivo sobre los supuestos nexos del equipo de Trump y Moscú durante la campaña electoral. El resultado fue el mismo que el ofrecido hace un mes al dar a conocer las conclusiones preliminares: el presidente y su círculo quedan exonerados. Los demócratas rechazaron el informe y consideraron que es una mera pantalla para distraer la atención.

Pese a la exculpación del presidente, los servicios de inteligencia y el FBI reciben un sonoro varapalo. El comité, tras revisar 300.000 documentos y tomar declaración a 73 testigos, considera que las agencias de seguridad fracasaron a la hora detectar y controlar la injerencia rusa. Para los parlamentarios, el objetivo de Moscú con el sembrado de fake news, el saqueo de ordenadores y la agitación permanente fue crear desorden en la campaña electoral. Frente a este desafío, la reacción de la “Administración Obama fue tardía y poco efectiva”. En este punto, los republicanos del comité también critican el error cometido por integrantes de la campaña de Trump al reunirse con una enviada rusa en Nueva York en junio de 2016.

La declaración del comité, con todo, supone un espaldarazo al presidente de Estados Unidos en un momento en que el cerco se estrecha a su alrededor. Las investigaciones del fiscal especial, Robert Mueller, hace tiempo que sobrepasaron el umbral de la colusión. Entre sus objetivos figura también revisar si hubo obstrucción a la justicia, por ejemplo, con el despido del director del FBI, James Comey, tras negarse a dar carpetazo a la investigación sobre el exconsejero de Seguridad Nacional. Michael Flynn. A ello se suma la revisión de las cuentas de los integrantes del equipo de Trump. Una ramificación que le ha permitido a Mueller imputar a pesos pesados como el exjefe de campaña Paul Manafort y su socio Rick Gates.

Aunque el fiscal especial se ha movido hasta la fecha en sigilo y se ha mantenido fuera de los focos, sus próximos pasos están encaminados a determinar la responsabilidad de personajes del primer círculo presidencial. El hijo mayor, Junior, y el yerno presidencial, Jared Kushner, figurarían entre estos objetivos. Cualquier avance en esta línea abriría una profunda crisis política.

El informe hecho público ayer, que resume un año de investigaciones parlamentarias, da la espalda a cualquier implicación de Trump o su equipo, pero sí admite la injerencia de Moscú en la campaña electoral. En este sentido, los congresistas republicanos ofrecen recomendaciones para evitar nuevos casos de intoxicación informativa. También piden extremar las cautelas, incluso con el uso del polígrafo, con todas aquellas personas que tengan acceso a secretos de Estado y que no hayan sido confirmados por el Senado.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment