Si el año pasado fue Mateu Lahoz, en esta ocasión ha sido Del Cerro Grande. Dos árbitros españoles han provocado muchos problemas a Pep Guardiola. La temporada pasada no pudo lograr la clasificación el Manchester City. En esta ocasión, frente al Schalke alemán, los ingleses obraron un milagro después de ir perdiendo 2-1 con un jugador menos por expulsión de Nicolás Otamendi. Sané y Sterling, en los últimos minutos, remontaron un partido repleto de polémica (2-3).

Dos penaltis en contra y una expulsión. Ese fue el balance contra el Manchester City en Alemania. Todo ello después de unos primeros 35 minutos en los que el equipo de Guardiola había sido dueño y señor del partido. Incluso fue capaz de adelantarse en el marcador después de un grave error de Fahrmann. Estuvo más listo Silva para robar el balón tras el mal pase del portero y regalar el gol a Agüero.






Del Cerro toma protagonismo

A partir de ahí el City contemporizo. Todo indicaba que su superioridad le permitiría lograr el triunfo. Sin embargo, todo se truncó con un penalti por mano de Otamendi. El VAR advirtió al colegiado y Bentaleb acertó en su lanzamiento para igualar el partido. Todavía no se había llegado al descanso cuando Del Cerro Grande decidió señalar otra pena máxima por agarrón dentro del área sobre Sané. De nuevo Bentaleb batió a Ederson para darle la vuelta al partido de forma sorprendente.

En el segundo tiempo, el City intentó buscar el empate de todas las formas posibles. Arrinconó a su rival para buscar un gol que les permitiese volver a Londres sin tanta exigencia. Sin embargo, lo que sucedió es que Otamendi fue expulsado por una segunda amarilla también polémica. Con diez hombres, el desastre parecía el destino del equipo de Guardiola.

Raheem Sterling en el momento de marcar
(Odd Andersen / AFP)

Cuando todo parecía perdido apareció Sané para, de golpe franco, marcar un tanto precioso y trascendental. El alemán puso el balón en la escuadra con un toque exquisito. Ese gol hizo crecerse al City en los últimos minutos. Y fue en el 89, cuando un balón largo a ninguna parte lo aprovechó Sterling para batir en el mano a mano al portero alemán.





Lo que parecía un nuevo desastre de Pep Guardiola en la Champions, en cinco minutos se convirtió en un milagro inglés. Con este resultado, la eliminatoria se pone muy de cara para el equipo británico para lograr la clasificación para los cuartos de final.


Ficha técnica:

Schalke, 2 – Manchester City, 3

2 – Schalke: Fährmann; Bruma, S. Sané, Nastasic; D. Caligiuri, Serdar, Bentaleb, Oczipka; McKennie (Skrzybinski, m.78), Mendyl (Burgstaller, m.65); y Uth (Harit, m.88).

3 – Manchester City: Ederson; Walker, Fernandinho, Otamendi, Laporte; Gündogan; De Bruyne (Zinchenko, m.87), David Silva (Kompany, m.70); Bernardo Silva, Agüero (L. Sané, m.78), Sterling.

Goles: 0-1, m.18: Agüero. 1-1, m.38: Bentaleb, de penalti. 2-1, m.45: Bentaleb, de penalti. 2-2, m.85: L. Sané. 2-3, m.90: Sterling.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (ESP). Amonestó a Uth, Sané y Burgstalle, del Schalke, y, por parte del City, a Fernandinho, Eder y Otamendi, éste en dos ocasiones, por lo que fue expulsado en el m.68.

Incidencias: partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en la Veltnis Arena de Gelsenkirchen ante 50.000 espectadores.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: