El Manchester City empató en Saint James’s Park en el primer partido de la jornada del sábado y comprometió seriamente su carrera por retener el título de la Premier. El equipo de Guardiola siente el peso de las bajas por lesión en una competición que según se aproxima la Navidad pone a prueba como ninguna otra la resistencia mental y física de los futbolistas. El Liverpool, que jugó en el siguiente turno, no se demoró en dar el zarpazo.

Van Dijk marcó de cabeza a centro de falta de Alexander Arnold, y volvió a repetir la operación a centro de córner, otra vez de Alexander Arnold. Con el 2-0 en el puño, el equipo celebró junto a su hinchada en Anfield su nueva condición de líder sobrado. La expulsión de Alisson por tocar la pelota con la mano fuera del área, y el 2-1 del Brighton a diez minutos del final, desencadenaron una conclusión agónica. Pero el líder resistió y ahora le saca 11 puntos al City.

El City se apropió de la pelota en Newcastle pero se quedó a un centímetro del último bastión. A partir de Gundogan, mediocentro ocasional para dar descanso a Rodri, el equipo elevó la posesión al 76% y se adelantó con un gol de Sterling. Pudo ser una tarde llevadera pero al City cada vez le cuesta más acolchar los resultados. Sobre todo cuando en su defensa juegan los circunstanciales Stones y Fernandinho, en su eje se sitúa Gundogan, más volante que pivote, y en su extremo derecha se sitúa el lánguido Mahrez en lugar del inagotable Bernardo Silva. La presencia de Gabriel Jesús en la punta del ataque, en ausencia de Agüero, que está lesionado, acabó por rebajar los kilates de la formación.

Jetro Willems empató a pase del uruguayo Almirón y obligó al City a bregar sin apenas encontrar fisuras en la defensa replegada de su adversario. Hasta que Kevin de Bruyne armó la derecha desde fuera del área y envió un misil a la malla, su equipo no pudo batir a la defensa de Dubravka. Para entonces, Bernardo Silva ya estaba en el campo. Pero el City fue incapaz de conservar la ventaja más de cinco minutos. Jongo Shelvey volvió a empatar de falta y dejó al actual campeón con 29 puntos y expuesto a un derrumbe en la clasificación.

 El Leicester, que también suma 29, se convertirá en el primer perseguidor del Liverpool si vence al Everton este domingo.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: