Sociedad

El Chicle confía en que la autopsia le exculpe de violación


A las 08:57 llegó a los Juzgados de Ribeira la mujer de José Enrique Abuín Gey, Rosario Rodríguez. Lo hizo en un vehículo gris acompañada por dos agentes. La expectación era máxima. Había tres furgones y un vehículo de la Policía Nacional, así como tres vehículos de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de la Guardia Civil.

Una hora y 45 minutos después llegó a pie el abogado de los padres de Diana Quer, Ricardo Pérez Lama. Los progenitores se han unido contra el presunto asesino de su hija: «Los padres lo están pasando muy mal. Pretenden que exista una sola dirección letrada». A las 10:37, una hora y media después de Rosario, llegó El Chicle, que fue trasladado desde el Centro Penitenciario de Teixeiro, donde está en prisión preventiva en el módulo de ingresos en una celda, solo, incomunicado del resto de presos. Le recibieron a gritos: «¡Asesino, cabrón!» . Salió tapado con una capucha. No quiere que se le vea su rostro, una cara que toda la sociedad tiene metida en la retina. Justo lo contrario que Rosario, que salió a las 11:28, a cara descubierta y tocándose la boca con una mano. Los agentes se la llevaron en el mismo vehículo. Continúa en calidad de investigada, pero no le han puesto medidas cautelares. Rosario colaboró y respondió a todas las preguntas que le hizo el juez instructor encargado de la causa. Siete minutos después salió el abogado de Rosario, Manuel Meiriño, que, tras afirmar que se solidariza con la familia de Diana Quer, manifestó que no iba a hacer más declaraciones. El abogado del despacho de Ramón Sierra, Rubén Veiga, salió minutos después a paso ligero.

Desde el Tribunal Superior de Justicia de Galicia explicaron que El Chicle se acogió a su derecho a no declarar tanto en el caso de Diana que lleva el Juzgado de Instrucción número 1, como en el caso del 25 de diciembre, el intento de secuestro frustrado que aunque lo lleva el Jugado número 2 al no estar presente la jueza instructora de este caso lo llevó ayer el magistrado que lleva el caso de Diana. El juez ratificó la prisión del presunto asesino por ambos casos. En el caso de joven madrileña se le investiga por los presuntos delitos de homicidio o asesinato, detención ilegal y contra la libertad sexual. Es decir, sigue viendo indicios de abusos sexuales, aunque esto, como que se trate de un homicidio o un asesinato, lo revelará la autopsia definitiva. Respecto a los hechos del 25 de diciembre, se le investiga por los presuntos delitos de detención ilegal, robo con violencia e intimidación, lesiones y por un delito contra la libertad sexual. Hoy, se le levantará la incomunicación que había ordenado la juez de guardia, de modo que dejará de estar solo e incomunicado.

Con Abuín Gey aún dentro del Juzgado, el nerviosismo fue aumentando a medida que se fueron congregando más vecinos. Adultos, adolescentes y niños. «¡Que no se escape mami!», dijo una niña de unos cuatro años. «Por Dios no te separes de mí», le respondió ella. A las 13:46 salió El Chicle. «¡Qué asco de chaval! Después de lo que hizo le escoltan, qué impotencia», dicen los vecinos.




Fuente:La razón

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto