La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, ha condenado este martes a José Enrique Abuín Gey, el asesino confeso de Diana Quer conocido como ‘El Chicle’, a cinco años y un mes de prisión por intentar secuestrar a una joven en Boiro en 2017.

Abuín ha sido sentenciado por los delitos de detención ilegal consumado y agresión sexual en grado de tentativa. El intento de rapto se cometió el 25 de septiembre de 2017 y precipitó su arresto por la desaparición y muerte de la joven madrileña Diana Quer.

Así, el fallo asegura que ‘El Chicle’ “buscó desde un principio y consiguió” privar a la denunciante “de su libertad ambulatoria”, y determina que su intención era “meterla en el coche y trasladarla a algún lugar para satisfacer su ánimo libidinoso”.






Condena a ‘El Chicle’

Dos chicos escucharon los gritos de la víctima y al acudir en su ayuda ‘El Chicle’ huyó

“No se le ocurre a este tribunal ninguna otra alternativa. Su intención no era la de apoderarse de su dinero o del móvil. Lo que pretendía era coger el teléfono de la víctima para que no pudiera pedir ayuda”, establece la sentencia, rechazando la argumentación en el juicio del acusado.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, ‘El Chicle’ esperó a la víctima en un lugar con iluminación escasa y sin viandantes y dejó encendido el motor y abierta la puerta del conductor con la “clarísima intención” de abordarla, privarla de libertad de comunicación y movimientos, y conseguir introducirla en el vehículo para, posteriormente, atacar sexualmente a la chica.

Juan Carlos Quer (d), padre de Diana Quer, observa a José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle (i), el único sospechoso de la muerte de su hija, durante el juicio por el intento de secuestro de una joven en Boiro
(Lavandeira Jr / EFE)

En aquella ocasión, dos chicos que escucharon los gritos de la muchacha asaltada fueron clave para que el Chicle desistiese y abandonase la zona, pues lo que en un inicio creyeron que era un bullicio típico de la época de Navidad no era tal. Uno de ellos retuvo la matrícula del Alfa Romeo gris.





El intento de secuestro de la joven de Boiro propició el desenlace de la desaparición de Diana Quer, después de que Abuín Gey fuese detenido por este intento de agresión y, finalmente, condujese a los agentes a la nave de Asados en la que había escondido el cadáver de la joven madrileña 500 días antes.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: