Tecnología

El ‘chat’ inunda la oficina | Tecnología


La equivalencia del fenómeno WhatsApp en el entorno empresarial también tiene nombre propio: Slack. Desde que se abrió al público, en febrero de 2014, esta aplicación ha ido ganando adeptos hasta alcanzar en enero de 2017 los cinco millones de usuarios activos al día, de los cuales un millón y medio son suscriptores de pago.

A grandes rasgos, el poder de seducción de Slack reside en su capacidad para agilizar y hacer más eficiente el trabajo en equipo a través de una única herramienta de comunicación que ha relegado a un segundo plano el correo electrónico. Todo gracias a la apuesta por una forma de colaboración mucho más natural, basada en la mensajería instantánea o canales de chats, que además se complementa con otras muchas utilidades (intercambio y almacenamiento de documentos, llamadas, videollamadas, notificaciones, alertas…) y se integra con otras populares herramientas de terceros utilizadas en cualquier oficina. Por si fuera poco, Slack funciona de forma sincronizada en todo tipo de equipos a través de sus aplicaciones de escritorio para Windows, Mac y Linux, así como de sus respectivas versiones móviles para dispositivos iOS, Android y Windows Phone (aunque, de momento, la app para este último sistema operativo es una beta).

Aun así, para exprimir al máximo las posibilidades de esta herramienta, en ocasiones se hace necesario complementarla con otros servicios, especialmente aquellos centrados en la gestión de tareas y proyectos. En concreto, muchas organizaciones que apuestan por Slack terminan sincronizando sus canales de chats con Trello, una aplicación que permite conocer en tiempo real el estado y progreso de los quehaceres asignados a cada miembro de un equipo, con el fin de agilizar las metas marcadas y optimizar la consecución de objetivos.

Sin embargo, existen alternativas a Slack que entre sus funcionalidades para el trabajo colaborativo basado en chats incorporan la gestión de tareas, de tal modo que evitan la utilización de servicios complementarios como Trello o similares. Este es el caso de Noysi, una propuesta española que nació en 2015 y que ya ha superado los 50.000 usuarios suscritos (la compañía no proporciona cifras sobre usuarios diarios activos). En palabras de Héctor Castillo, CEO y fundador de Noysi, todos los empleados de una empresa moderna necesitan al menos tres capacidades que deben estar en un único lugar: “la comunicación, el almacenamiento y la gestión de tareas”. Con esta máxima en mente, la firma española decidió apostar por una plataforma abierta que se puede implementar “a medida” en grandes empresas, con el fin de adaptarla a los requerimientos particulares de cada organización y no al contrario. “Cada compañía tiene unas necesidades de comunicación diferentes y en muchos casos la integración con sus sistemas debe hacerse en sus servidores, bajo el control de sus datos”, remarca Castillo. Esta personalización hace que Noysi pueda ir creciendo al mismo ritmo que los equipos de trabajo, incluso los de gran tamaño, sin perder rendimiento. “Noysi no se cae, a diferencia de Slack, que lo hace habitualmente”, señala el directivo.

Otra de las particularidades de esta alternativa española es el desarrollo a medida de chatbots (asistentes virtules a través de un chat). “Slack, Cisco, Microsoft y otros no van a ayudar a crear estos procesos automáticos, pero nosotros dominamos Noysi y tenemos la capacidad de crear automatismos y robots muy rápido”, según Castillo.

De momento, la compañía española ha estado centrada en lo que denomina el proceso de consolidación de su plataforma, dedicándose a construir el set de servicios que la diferencia de la competencia y que ya está disponible para escritorios Windows, Mac y Linux, así como para dispositivos móviles iOS y Android. Ahora, consciente de que crecer implica esfuerzos comerciales que una startup no puede abordar al inicio, ha optado por una política de alianzas con consultoras tecnológicas para expandirse. Sin facilitar nombres, Castillo avanza que Noysi se ha vinculado a una “gran compañía de telecomunicaciones” que le permitirá “una distribución masiva” no sólo en España, sino también en el mercado europeo, latinoamericano y asiático.

Flock es una app de mensajería de que está en EEUU,  España, Reino Unido, Rusia y Brasil, con versiones en el idioma de cada país

Precisamente, otra alternativa a Slack que se encuentra en plena expansión internacional es Flock, una aplicación de mensajería de origen indio que tras abordar el mercado de Estados Unidos aterrizó en enero de 2017 en España y Reino Unido y el pasado marzo en Rusia y Brasil, siempre con versiones en el idioma respectivo de cada uno de esos países. El CEO y fundador de la compañía, Bhavin Turakhia, remarca que su propuesta no sólo tiene “todas las características que ofrece Slack”, sino que su interfaz de usuario es “mucho más simple, limpia e intuitiva” que la de su principal competidor: “Flock permite a los usuarios cambiar fácilmente entre equipos, conversaciones y aplicaciones. En contraste, la interfaz de usuario de Slack parece desordenada, llena de gente y compleja”. De igual modo, Turakhia destaca que su plataforma es más rápida que Slack, con un tiempo de carga 2,5 veces menor tanto en la versión de escritorio para Windows y Mac como en las apps para iOS y Android.

Al igual que Noysi, Flock cuenta con funcionalidades que pueden facilitar la gestión de equipos y tareas con el objetivo de aumentar la productividad. Entre ellas destaca Shared To-Dos, una aplicación nativa creada para la asignación de tareas y el establecimiento de entregas con fechas límites. De esta forma, se reduce la dependencia de desarrollos de terceros, si bien es cierto que Flock también se integra a la perfección con Trello y herramientas similares.

Pero donde esta propuesta india muestra una de sus principales fortalezas es en su conjunto de APIs con las que los usuarios no sólo pueden construir sus propias aplicaciones y chatbots personalizados, sino además poner estas creaciones a disposición de toda la comunidad en la tienda de aplicaciones de FlockOS, que según la compañía es “el primer sistema operativo de chat del mundo”.

Flock tampoco proporciona cifras de usuarios diarios activos, pero desde su creación en 2015 ha crecido significativamente y en la actualidad es usada por 25.000 empresas de todo el mundo. Según sus responsables, cada semana gana más de 50.000 usuarios activos y se crean más de 1.600 equipos de conversación en la plataforma. 

Los movimientos de los gigantes

Todos los clientes de Office 365 pueden utilizar de forma gratuita Teams, un nuevo entorno de trabajo basado en chats

Consciente de estos avances en un terreno que ha dominado durante décadas, Microsoft no está dispuesta a perder su hegemonía. Por eso, el pasado marzo la compañía de Redmond anunció la disponibilidad general de Teams, un nuevo entorno de trabajo basado en chats que ya pueden utilizar de forma gratuita todos los clientes de Office 365, la plataforma online de Microsoft que integra varias herramientas para trabajar de forma colaborativa desde la nube. Teams unifica en una sola herramienta las utilidades que Microsoft ya ofrecía a través de otros productos de Office 365, como la mensajería instantánea, llamadas y videollamadas de Skype; la creación de grupos de conversación de Yammer; o el almacenamiento y la compartición de archivos de OneDrive. Además, todas las acciones realizadas en la nueva aplicación son accesibles a través de Outlook y de SharePoint. Teams puede utilizarse online o bien descargarla para escritorios Windows y Mac, así como para dispositivos móviles iOS, Android y Windows Phone.

Otro que tampoco está dispuesto a ceder terreno en el ámbito empresarial es Google, que en marzo, casi de forma paralela al lanzamiento de Microsoft, anunció su nueva propuesta para facilitar el trabajo en equipo. Se trata de una oferta basada en G Suite, su plataforma ofimática en la nube, y que resulta de desdoblar Hangouts en dos nuevas herramientas: Meet y Chat. La primera de ellas está pensada para la realización de llamadas y videollamadas, mientras que la segunda se centra en el establecimiento de conversaciones en formato chat y en la compartición de archivos gracias a su integración con otras herramientas como Google Groups y Google Drive. Además de poder utilizarse como aplicación online, Meet ya está disponible para dispositivos iOS y Android, mientras que Chat se lanzará a lo largo de este año, aunque los usuarios que deseen probar sus funcionalidades pueden solicitar la adhesión al programa Early Adopter de Google.

El tercero de los gigantes tecnológicos que muestra gran interés en este ámbito es Cisco. Su herramienta para simplificar el trabajo en equipo a través de conversaciones fluidas que se integran con otras funcionalidades se llama Spark y es una plataforma abierta disponible para escritorios Windows y Mac, así como para dispositivos móviles iOS y Android.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment