El Celta recibe a la Real Sociedad, que llega con la obligación de ganar si no quiere alejarse de la pelea por los puestos europeos, en los que se encuentra instalado el conjunto donostiarra, que se reencontró en la última jornada con el triunfo tras dos tropiezos consecutivos.

El inesperado arranque liguero, con solo dos victorias en nueve partidos, ha diluido la ilusión que había generado la “operación retorno” en el Celta. Un sector del celtismo ya pide un relevo en el banquillo, y en el consejo de administración que preside Carlos Mouriño también han aparecido las dudas sobre la continuidad de Fran Escribá, al que renovaron tras lograr la permanencia el curso pasado.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: