Antes de empezar la final four, la mayoría de aficionados hubiera apostado por una final protagonizada por el Fenerbahce y el Real Madrid. Nada más lejos de la realidad. Si el Anadolu Efes se estrenaba en Vitoria sorprendiendo al equipo de Obradovic, el CSKA culminaba una jornada inesperada acabando con el campeón tras revivir varias veces en un partido que los de Laso dejaron escapar de manera ciertamente sorprendente.

La mentalidad ganadora del equipo de Itoudis, y también la calidad de algunos de sus hombres como De Colo o Sergio Rodríguez, es el principal argumento para entender cómo el Real Madrid no podrá defender su título mañana en el Buesa Arena. Porque los blancos se movieron como pez en el agua en el escenario que dibujó el partido, vibrante e intenso hasta el límite, y con un combate sobre el parquet apasionante para el público.






El Madrid tuvo ganado el partido hasta tres veces

El equipo madridista ya dio las primeras muestras de su teórica superioridad en el primer cuarto. Una canasta de Llull marcaba las primeras diferencias (11-22, minuto 8), pero siete puntos en dos minutos del equipo ruso con los primeros destellos de Sergio Rodríguez equilibraron algo las fuerzas antes de la bocina. El CSKA gastaba su primera vida.

El Madrid corría y parecía feliz y sonriente ante un CSKA casi siempre a remolque, dando la sensación de que hacía la goma y se podía ahogar en cualquier momento. Antes del descanso continuó la exhibición del Chacho que impidió males mayores para los rusos. Pero en el tercer parcial, el equipo de Laso volvía a marcar diferencias entre el acierto de Randolph, la intimidación de Tavares y la dirección de Campazzo. Causeur ensanchaba el marcador (51-65, minuto 26) y entonce fue De Colo el que agarró las riendas y tapó la herida. El CSKA gastaba su segunda vida.

El inicio del último cuarto también tuvo claro color blanco, que en dos minutos ya había vuelto a coger diferencias notables (69-78, minuto 32). La intensidad que se vivía en esos momentos acabó con una técnica a Laso y muchas faltas que acabaron lastrando al Madrid. Los tiros libres de De Colo pusieron la puntilla. El CSKA se puso por delante en el tramo final y ya no se dejó sorprender. Otra vida gastada. Pero no es la última. Mañana jugará la final.


Ficha técnica

CSKA Moscú, 95 – Real Madrid, 90

CSKA Moscú (18+25+22+30): De Colo (23), Hackett (3), Kurbanov, Clyburn (18) y Hunter (8) -cinco inicial-; Sergio Rodríguez (23), Higgins (11), Hines (6), Bolomboy y Peters (3).





Entrenador: Dimitris Itoudis (Grecia).

Real Madrid (22+23+28+17): Campazzo (10), Rudy Fernández (10), Taylor (3), Randolph (12) y Tavares (6) -cinco inicial-; Llull (13), Causeur (18), Carroll (5), Thompkins (9), Ayón (2) y Deck (2).

Entrenador: Pablo Laso (España).

Parciales: 18-22, 43-45 (descanso); 65-73 y 95-90 (final).

Árbitros: Matej Boltauzer (Eslovenia), Borys Ryzhyk (Ucrania) y Anne Panther (Alemania). Eliminado por faltas Campazzo (m.40), Tavares (m.40) y Rudy Fernández (m.40).

Incidencias: Segunda semifinal de la Final a Cuatro de la Euroliga de baloncesto 2018-2019, disputada en el Fernando Buesa Arena ante 13.199 espectadores, según datos de la Euroliga.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: