Manfred Weber, líder del CSU alemán y candidato a presidir la Comisión Europea por el Partido Popular Europeo (PPE) ha dado un ultimátum a Víktor Orbán, primer ministro de Hungría y amenaza con expulsar de los populares europeos al partido nacionalista Fidesz si Orbán no cambia su postura.

Las relaciones entre el Fidesz, de corte más eurófobo, y el resto de miembros del conservador PPE se han ido deteriorando en los últimos años. Sin embargo, para muchos la gota que ha colmado el vaso ha sido la campaña informativa pagada con dinero público en la que Orbán acusa a la Unión Europea y al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, de querer facilitar la inmigración e imponer el reparto de refugiados a los Estados miembros, algo desmentido por Bruselas.






Campaña polémica

Orbán ha acusado a Juncker de facilitar la inmigración y de imponer el reparto de refugiados a los Estados miembros

Algunos de los mandatarios han reprochado públicamente esa campaña a Orbán y el candidato a la Comisión Europea del PPE, Manfred Weber, incluso votó en la Eurocámara a favor de sanciones contra el Gobierno húngaro por algunas de las medidas que ha aplicado y que menoscaban la separación de poderes en Hungría.

Ahora, en una carta abierta al presidente del PPE, Joseph Daul, Weber apela directamente al partido de Orbán: “Para preservar la unidad del PPE, FIDESZ debe tomar pasos concretos y demostrar la voluntad de seguir siendo miembro del PPE”. Entre los puntos que exige a los nacionalistas húngaros se encuentran la retirada “inmediata” de los “carteles y otros materiales publicitarios utilizados para ejecutar una campaña de noticias falsas contra Jean-Claude Juncker”.


Condiciones

Retirar la campaña inmediatamente y reconocer el daño político causado

Además, dice, “FIDESZ debe entender que esta campaña ha causado un daño político considerable. Muchos en el PPE espera que FIDESZ lo reconozca plenamente y se comprometa a abstenerse de estos ataques en el futuro”.

Weber establece como límite el próximo 20 de marzo: “Siempre ha sido mi prioridad, especialmente como líder del Grupo PPE, construir puentes y continuaré haciendo todo lo que sea posible en el futuro para fortalecer la unidad y la cohesión en Europa. Si FIDESZ, liderado por Viktor Orbán, falla en cumplir con los requisitos mencionados anteriormente, la única opción sería excluir al partido del EPP”.





La asamblea política del 20 de marzo en que tendrá lugar el debate sobre la continuidad de FIDESZ en el EPP se celebra justo la víspera de la cumbre europea del 21 y 22 de marzo que reunirá en Bruselas a todos los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, incluido Orbán.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: