Un año después de ganar una medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, la tablista peruana Vania Torres volvió a ocupar los titulares de su país, pero esta vez por su «brownface» al hacer una imitación considerada racista de una mujer andina y promocionar unas toallitas desmaquillantes para limpiar su cara.

Torres, de 24 años, fue duramente criticada por el trasfondo racista de la publicación temporal en la red social Instagram, donde aparecía con un maquillaje marrón al que había agregado multitud de arrugas para aparentar un rostro viejo y demacrado que enfatizaba el estereotipo racial de la mujer nativa de los Andes.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: