Deporte

El boxeo apuesta por la paridad


“El Casino y la Fundación Jero García apuestan por la paridad y por la igualdad en el boxeo”, dice Jero, uno de los impulsores de las veladas que periódicamente se celebran en la sala Mandalay del recinto de Torrelodones. Por eso, en la velada del viernes 16 aparecen dos combates femeninos. Miriam Gutiérrez, una de las habituales en el Casino, pelea contra la bielorrusa Mariam Tatunashvili. Un combate a seis asaltos de dos minutos -el tiempo establecido para el boxeo femenino- que le sirve de preparación en su camino hacia la conquista del Campeonato de Europa del peso superligero que espera poder disputar en febrero.

Miriam es una de las clásicas, una boxeadora activa en el ring y fuera de él en la lucha contra la violencia de género. La novedad en el cartel es la disputa del primer campeonato profesional de Madrid femenino. Vanesa Caballero y Enerolisa de León competirán por el cinturón del peso superpluma de la Comunidad. Las dos boxeadoras ya se enfrentaron el pasado mes de junio en el gimnasio del Rayo Vallecano con victoria de Enerolisa, la púgil nacida en la República Dominicana.

Y de fondo espera el combate por el campeonato de España del peso supergallo entre Ardy Rodríguez, el actual campeón, y Aritz “Chulito” Pardal. “Es el combate que todo el mundo espera en los pesos mínimos”, dice Jero García, que además de uno de los impulsores de las veladas del Casino es el preparador de Ardy. El defensor del título puede conseguir el cinturón por cuarta vez consecutiva. Aunque enfrente tendrá la pegada de Pardal, un púgil poderoso, que ha ganado trece de los 17 combates que ha disputado (con tres derrotas y un nulo) y que resuelve casi el 77 por ciento de sus victorias por KO. Ha ganado antes del límite en diez de las trece ocasiones en que ha levantado los brazos. Un reto para Ardy, un boxeador que defiende siempre con la guardia baja, al estilo de Sergio Maravilla Martínez, y que deberá apurar la esquiva para librar los golpes de Pardal para conservar la corona.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto