Deporte

El Barcelona gana al Athletic de Bilbao (2-0) y da otro paso hacia el título


La resaca europea tardó en llegarle al Barcelona. Esperó al segundo tiempo, porque el equipo de Valverde salió en tromba ante el Athletic en un partido psicológicamente importante. La victoria supuso no sólo mantener, sino que aumentar la ventaja con el Atlético: ahora son once puntos cuando quedan 27 en juego, nueve jornadas de Liga. La cuenta atrás ha comenzado y da la sensación de que el campeonato sólo lo puede perder el Barça. Ayer, contra el Athletic, pasó de arrasar en la primera parte a dejarse ir, quizá en exceso, después. Del protagonismo de Messi se pasó al de Piqué y Rakitic.

La conexión…

Fue un vendaval el líder desde el comienzo, liderado como siempre por su «10». A los ocho minutos marcó Alcácer, el sustituto de Luis Suárez, tras la clásica conexión entre Leo y Jordi Alba (el lateral parecía estar en fuera de juego), y a la media hora fue el argentino quien acertó desde el borde del área en un tiro cruzado. Pero hubo mucho más. Tres lanzamientos a los postes, un juego rápido con la pelota y una precisión quirúrgica sin ella en la presión. El Athletic, que dejó a Williams y a Aduriz en el banquillo, no lograba llegar en condiciones a la portería de Ter Stegen. Estaba desbordado.

Bien los fichajes

La actuación de los azulgrana fue coral. Rakitic hizo olvidar que no estaba Busquets y Coutinho tuvo algunos de sus mejores ratos como azulgrana. Cada vez se le ve más adaptado y participativo. La calidad ya se le suponía y ahora está saliendo. Dembélé también se está soltando, se atreve, muestra su velocidad y también participa en las acciones decisivas, como el pase a Messi que acabó con el segundo tanto. El argentino, por ciento, lo celebró con un extraño bailecito, atípico en él. Paulinho se encontró con el poste, lo mismo que su compatriota Coutinho en dos ocasiones, una de ellas de forma espectacular y en una posición prácticamente imposible.

Otro partido

Nada fue igual al regreso de los vestuarios. Ziganda metió rápido en el campo a Iturraspe y después a sus dos atacantes, Aduriz y Williams. Cambió la actitud de los «leones», efectivos en la presión, y el Barça, con una marcha menos, se atascó en la salida del balón. Messi y Coutinho cedieron el protagonismo a Piqué y Rakitic, los mejores en defensa, cada uno en su parcela. Por mucho que entrara Iniesta, nunca tuvo el control el Barça, aunque sí fue sólido en el repliegue. El Athletic lo que no tuvo es puntería, así que el marcador no se movió.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment